[Recap] 7×07 House: A Pox on Our House

[spoiler2]

Después de un episodio regular, la producción de House demuestra que todavía tiene ese toque característico: resolver extraños misterios médicos de manera inusual. En esta ocasión encontramos destellos del antiguo House -- previo a la cuarta, tal vez quinta temporada --, una enfermedad suspendida más de 200 años dentro de un frasco y un nuevo personaje que esta semana demuestra que tiene potencial.

En A Pox on Our House… una adolescente ingresa al Princeton Plainsboro presentando síntomas que sugieren viruela, después de que se rompiera un extraño frasco en su mano. Al reportar el caso a la CDC, el doctor Dave Broda — actor invitado, Dylan Barker — llega a confirmar la enfermedad. Para controlar la situación, Broda ordena sellar el hospital. Cuando el padrastro presenta los mismos síntomas que la chica, House toma una decisión que pone su vida en peligro. Durante este tiempo, Wilson y Sam deben cuidar a una pequeña paciente, lo cual los lleva a toma runa decisión importante en su relación.

Como vemos, el paciente de la semana presenta una enfermedad contraída de una manera poco común. El frasco que contenía la enfermedad proviene de un barco que fue hundido para evitar una epidemia -- House confirma que esto es posible con una llamada simulando que es el guionista de un programa de televisión, vaya forma de justificar el caso --. El misterio médico obliga a House y a su equipo desarrollar su diferencial a partir de los registros del capitán, documento que se encuentra en holandés. Para su traducción, el "estadounidense más sexy" encuentra en línea a una holandesa que podría ayudar en la traducción: una stripper de un servicio web. Un gran detalle que, de hecho, resulta clave para resolver el misterio.

Otro obstáculo que tuvo que superar House fue la presencia de la CDC, cuyo representante aseguraba que se trataba de un caso de viruela. Cuando el padrastro de la chica comienza a presentar síntomas, House entra al área aislada exponiendo su propia vida. Ahora se encuentra en una carrera contra el tiempo para poder diagnosticar la enfermedad. La situación se complica con la muerte del segundo paciente, enfocándose ahora en salvar a la chica. Gracias a Masters y a la traductora sexy llegan a la conclusión de que se trata de una enfermedad tratable, por lo que se levanta la cuarentena.

Una vez acoplada al equipo de trabajo, Martha M. Masters demuestra por qué Cuddy decide integrarla al equipo de House. La estudiante es inteligente y resulta buena contraparte para el médico, cuestionando todas las decisiones que este hace. En esta ocasión el personaje interpretado por Ambert Tamblyn resulta bien escrito, con grandes intervenciones, generando una excelente interacción con House. Los diálogos son memorables. Desde el detalle del "estadounidense más sexy", la manera en que House evita a Masters cuando ordena una prueba -- esto por el tema ético --. Vamos, no sé que es mejor: House diciendo que soñó haciendo un trío con Beyonce y Lady Gaga o Masters tratando de "llenar el silencio incómodo". Aquí está la frescura que necesita la serie.

Por el contrario, los doctores regulares del equipo quedan por debajo de su nivel. Taub y Chase sólo sirve para los comentarios fáciles; personalmente creo que ya está muy gastado este recurso. Por otro lado, se extraña al viejo Foreman, quien ahora se muestra pasivo ante las decisiones de House. Me gustaría saber cómo se acoplará el equipo cuando regrese Thirteen; será una lástima cuando concluya el arco de la actriz invitada.

Hablando de otros personajes, la línea de Wilson y Sam da un paso más cuando ella reconoce que le gustaría tener "un cachorro". Durante el cierre del hospital, la pareja cuida a una pequeña de seis años, ingresada para recibir quimioterapia. La interacción con la niña hace que Sam considere tener bebé a pesar de que reconoce no ser buena con los niños. Pero lo realmente destacable de Wilson es su interacción con House y como este le aconseja ahora en su relación con Cuddy.

Pasemos al lado Huddy del episodio. Retomando el episodio anterior, House se da cuenta de que Cuddy sabe sobre el cambio de los análisis. ¿Cuántas veces lo ha hecho House? Infinidad. ¿Lo dejará de hacer? No creo. El problema es que Cuddy lleva lo personal a la oficina, pues no soporta que House le engañe. Creo que la línea se siente muy forzada y espero que por favor encuentren la manera de solucionarlo. No todos los episodios deben tener referencia Huddy, ¿o sí?

A nivel médico, A Pox on Our House resulta un gran episodio. Tenemos mucho del viejo House gracias a Masters. Me hace falta Foreman, mucho más que Chase y Taub. A nivel personal, al menos en esta ocasión ese toque Grey's Anatomy no se percibe. ¡Gracias! A ustedes, ¿qué tal les pareció el episodio?

En TVlia: House