[Recap] 7×09 Grey’s Anatomy: Slow Night, So Long

[spoiler2]

El camino hacia la recuperación de los doctores de Grey's Anatomy han mostrado sus mejorías y, también, algunos baches. En esta ocasión, mientras que los residentes se quedan a cargo del turno de la noche, sus superiores hacen espacio para celebrar y relajarse -- tal vez mucho --. En el caso de Cristina Yang, intenta algo totalmente nuevo que sorprende a los que fueran sus maestros. Una noche que para todos los casos pasa lentamente.

En Slow Night, So Long, Derek Shepherd recibe la beca que tanto buscaba para iniciar su investigación sobre el Alzheimer. Para celebrar, los doctores de área invitan al neurocirujano al bar de Joe donde se encuentran una sorpresa totalmente inesperada: Cristina Yang atendiendo la barra. En el Seattle Grace Mercy West, los residentes se quedan a cargo durante el turno de la noche, con la consigna de llamar a sus superiores en caso que sea necesario. Meredith queda bajo las órdenes de Stark, mientras que Avery y Lexie son asignados en trauma. Un turno complicado para los residentes, pero que forma parte de su formación.

Iniciemos con Cristina Yang y la salida de los médicos al bar de Joe. Lo que sería una noche en el bar, común y corriente, termina en un caos para varios. Primero, los médicos quedan impactados al ver a Cristina Yang de bartender, preparando bebidas llamadas el prematuro Alzheimer y ateniendo una mesa completa que celebra una despedida de soltero. ¿Cómo llega Yang a esta situación? Owen en su intento por motivarla a hacer algo, siguiere que busque trabajo. Él obviamente pensó en un laboratorio o en una morgue, no en un bar. Como dice su esposo, no ve a la chica de Beverly Hills atendiendo -- vamos, tampoco me trago el perfil de chica de Beverly Hills en Cristina Yang --. Lo que es cierto es que Cristina busca divertirse.

Ante los ojos de Shepherd, Sloan, Bailey, Torres y Altman, Cristina se pasa la noche sirviendo y divirtiéndose. Como menciona posteriormente Altman, duele a los ojos ver a una de las residentes más prometedoras sirviendo tragos y siendo toqueteada por los clientes. Al salir Hunt del lugar -- por la emergencia que tuvo que cubrir --, Derek se queda toda la noche vigilando a Cristina. Lo vimos en Something's Gotta Give, Shepherd entiende por lo que está pasando Cristina; sabe que por más que le digan que está mal, no va a entender. No queda más que estar ahí para ella hasta que decida regresar. Al terminar la noche, Owen regresa por su esposa, ya demasiado afectada por el alcohol. ¿Qué será lo que haga entrar en razón a Cristina?, ¿cuándo la veremos de regreso en el hospital?

Jackson Avery sigue arrastrando las secuelas del atentado. Entre que se siente fuera del juego y que se cierra a hablar de lo que siente con otras personas. Jackson se encuentra realmente afectado por la perdida de sus amigos; en especial tiene sentimientos de culpa al salir vivo de aquel incidente. Lexie Grey se da cuenta y le ofrece su ayuda, platicar al menos de lo sucedido, que sienta que no se encuentra solo. A nivel laboral, Owen Hunt ha notado también lo afectado que se encuentra Avery -- algo que vimos en That's Me Trying --. Gracias al caso que atiende en esta ocasión, logra abrirse un poco a Lexie cuando menciona lo que sentirá su paciente cada día que sea feliz y recuerde que su hermano murió en aquel accidente.

En esta ocasión, Meredith Grey se queda bajo el servicio del doctor Stark, el nuevo pediatra, quien pide trabajar con ella porque ha escuchado que es buena. Con este episodio comprobamos que Stark es lo peor que ha ocurrido a pediatría en ese hospital. Por otro lado, notamos que el nivel de entrenamiento de Meredith Grey y Alex Karev ha llegado a un punto tal que pueden manejar una situación ellos mismos. El paciente es un niño a quien le dan seguimiento post-quirúrgico. Su madre, al ser enfermera, sabe del sistema, sabe lo que pasa y necesita que los doctores actúen, así que no duda en marcar al jefe de cirugía.

Webber llega al hospital, a mitad de la noche, para poner orden. Es un turno pesado, que se debe dominar y encontrar soluciones al instante -- como él mismo hizo con los encargados del CT --. Esa determinación apoya a Grey y Karev en resolver el problema del paciente por su cuenta, marcando a Stark cada cinco minutos durante la cirugía. Primera pregunta que surge, ¿por qué no le marcaron a Webber para que supervisara el caso?. Segunda pregunta, ¿este hecho pasará desapercibido en el historial de Stark? Como sea, Grey y Karev lograron responder a la altura; así logran salvar la vida del niño, aunque reciban regaños y amenazas por parte del pediatra.

A lo largo del episodio, los doctores hablan sobre sus vidas amorosas. Ahora que Callie Torres se encuentra sola, Teddy Altman le aconseja que la siga porque salir de nueva cuenta a conocer chicos es un infierno. Mientras Teddy Altman se queja sobre su cita -- un tipo que conoce a través de internet --, Derek "señor con el perfecto matrimonio" señala que Torres es una mujer adulta capaz de tomar sus decisiones. Para esto Bailey aconseja encontrar a un hombre que hable "fístula". Como contraste, Kepner atiende a unos chicos que se pegaron porque uno de ellos se mudará con su familia --amor adolescente, al fin de cuentas --. Y, bueno, lo inevitable cuando hay alcohol: Torres termina acostándose con Sloan, de nuevo. Por la cara al final del episodio, parece que se arrepiente.

Slow Night, So Long muestra la evolución de la vida de los médicos. Mientras que Cristina Yang busca en qué ocuparse, los residentes continúan con su entrenamiento. Por otro lado, los superiores de toma un pausa para ver dónde se encuentran actualmente en lo personal. Rescatamos grandes momentos; mi favorito, Bailey y Altman borrachas -- nunca me las hubiera imaginado --. ¿Cuál será el siguiente paso?, ¿qué necesitará Cristina para "despertar"? Le veremos dentro de dos semanas en el próximo episodio.

En TVlia: Grey's Anatomy, séptima temporada