The Simpsons, ¿simple costumbre o producto rentable?

Este pasado domingo me dediqué a ver The Simpsons todo el día, en una especie de maratón que un canal local de México organizó. La verdad este hecho transformó un simple domingo en un día muy ameno, se me pasó volando acompañado de un gran humor, especialmente porque supieron intercalar las nuevas temporadas con los viejos episodios; precisamente este hecho hizo que entendiera que esta animación debió haber sido cancelada hace varios años. Esto ya se ha hablado en innumerables ocasiones, pero hoy quiero profundizar y conocer su opinión queridos lectores.

En antaño, Los Simpson poseían un humor en doble ¡y hasta en triple-cuádruple sentido! el buen Homer podría decir una cosa, pero ese mismo argumento significaba varias cosas (todo dependía del entendimiento de cada persona). El humor era universal, es decir, no importaba si hablasen de historia norteamericana o si se trataba de unas vacaciones tradicionales familiares en otro país, cualquier situación se entendía perfecto, era especial. En las entregas actuales los chistes se sienten forzados, y son directos, no dan tiempo para la imaginación y ni hablar de aquel sentido múltiple.

Para mi The Simpsons es una serie que sigue al aire por simple tradición o costumbre, ha dejado de ser un producto rentable estrictamente hablando en el entretenimiento (que el merchandising es distinto, éste se da por la pauta que ha marcado).

Sigo viendo domingo tras domingo la animación y trato de reírme, pero es indudable que no lo hago como en el pasado que un episodio era sinonimo de incontables risas. Ahora los de Springfield van hacía su vigésimo tercer temporada, y seguramente lo harán por varios años más, pero esto se dará más por querer establecer récords que por otra cosa.

{democracy:36}

En TVlia: Día Amarillo | Foto: HugoZone