Undercovers, cuando J.J. Abrams no es suficiente

Todo lo que tocaba el archiconocido J.J. Abrams se convertía en oro, todo hasta que llegó Undercovers. Y mira que es una lástima porque con lo interesante que parecía... aquí en TVlia siempre que nos tocaba hablar de esta nueva temporada 2010 siempre aparecía entre nuestras favoritas. ¿Cuál era el motivo? Principalmente que el argumento era a priori bastante prometedor, pero sobre todo que llevaba detrás un nombre, el de J.J Abrams, después de Felicity (aunque a mí me gusta estoy de acuerdo en que tampoco es que sea la gran maravilla), de Alias y sobre todo de Lost y de Fringe así como el remake de Star Trek a la gran pantalla de hace un año, después de todo eso, lo lógico era imaginar que cualquier cosa que fuese a producir este señor sea una maravilla esté llamada a convertirse en un éxito.

Pero no fue suficiente, la NBC cancelaba el otro día lo que hasta hace nada había sido uno de sus estrenos más flamantes y con apenas un mes y pico de vida la condena al olvido de las series canceladas. Yo desde luego no sé que habrá pasado por las cabezas de los ejecutivos de la NBC o por la de Abrams pero lo que sí sé es que la serie era mala, pero mala malísima. Lo que primero eran rumores frente a su futuro incierto porque la NBC estaba renovando a las demás y a ella no finalmente se convirtió en certeza con la cancelación oficial y con los dos episodios adicionales que se llevó Community, bien merecidos además.

¿Qué ha pasado para que de repente una serie que parecía prometer tanto de repente haya caído en desgracia? Pues en parte eso, que prometía demasiado, como comentaba hace poco en aquel artículo: The Event, ¿la nueva Flashforward, no hay peor sentencia de muerte para una serie que anunciar a bombo y platillo que va a ser todo un éxito. Otra lección que debemos aprender muchos, yo el primero, es que un nombre no siempre es sinónimo de éxito, y que el que J. J. Abrams, aunque aumentaba ciertas posibilidades tampoco quería decir nada.

Por lo demás, para mí el peor defecto de Undercovers es que era aburrida, aburridísima, los chistes estaban forzados no hacían gracia, y para que dos actores tengan química entre ellos hace falta más que ponerse morritos y parecer, desde fuera, la parejita ideal. También le hacía falta una trama, que no digo que no la tuviese pero resultaba tan insultantemente predecible que acababa, precisamente, por aburrir. Por un lado me da pena porque con un par de retoques y de modificaciones en el guión habría podido llegar a ser algo más que digno (a lo mejor es eso lo que tenía Abrams en mente, no olvidemos que detrás de la creación y de los aspectos de una serie hay muchas personas, no sólo una), pero por otro me alegra de que la cancelen, a ver si la NBC se pone las pilas e incorpora novedades interesantes o a lo sumo potencia otras alternativas excelentes que ya tiene como Chuck o Community

Foto: AllSeriesLatinews