[Recap] 2×11 Community: Abed’s Uncontrollable Christmas

[spoiler2]

Los responsables de Community nos prometieron un episodio navideño muy especial y definitivamente lo han conseguido. De nuevo estamos ante un episodio temático como Epidemiology 206 o Conspiracy Theories and Soft Defenses por poner algunos ejemplos, pero en este caso han llevado el homenaje a las películas navideñas al extremo.

Ya sabemos que Abed analiza el mundo en clave audiovisual así que a los espectadores no nos sorprende que, de repente, vea el mundo como una animación en stop-motion. De hecho, sus compañeros tampoco aunque Jeff y Britta (como siempre en su función de padres putativos) deciden acudir al profesor Duncan. Pero Abed lo tiene claro, se han convertido en muñecos de silicona con cuerpos de espuma con armazones articulados porque necesita conocer el significado de la Navidad.

Mientras Abed cree estar haciendo un muñeco de nieve aunque en realidad esté manoseando al señor Chang, el grupo está preparando una terapia en grupo sorpresa en la sala de estudio. A pesar de sus reticencias iniciales, finalmente acaba dejándose llevar a un estado de Christmasnosis para viajar a su Winter Wonderland particular situado en el Planeta Abed, el planeta más navideño del universo cuya atmósfera contiene un 7% de canela.

Pero su camino hacia el Polo Norte, lugar en el que espera encontrar el significado de la Navidad, no será nada fácil ya que tendrán que superar las pruebas al más puro estilo Charlie and the Chocolate Factory. La primera en caer es Shirley porque se queja del juguete que le a tocado ser, y no me extraña porque es la que sale peor parada (aunque Jeff no se queda corto porque tiene que desplazar dando saltitos) así que Duncan interviene y la extrae del planeta con su Christmaspterodactil antes de que fastidie la terapia. El segundo será Jeff, que es devorado hasta los huesos por un enjambre de humbugs atraídos por su sarcasmo, y la tercera es Britta-bot, a la que Abed no deja seguir con el grupo por engañarle para que hiciese terapia.

Los intentos de Duncan por descubrir la razón de la alucinación de Abed no funcionan y es que, como dice Troy, parece haber aprendido terapia del padre de Michael Jackson así que entre los que quedan del grupo le ayudan a llegar al Polo Norte. Allí encontrará el significado buscado pero no tendrá la forma que él espera ya que es la primera temporada de Lost en DVD. Abed lo interpreta que es una metáfora de la falta de desenlace.

Mientras tanto, Duncan no se ha queda con los brazos cruzados y ha encontrado una postal de la madre de Abed en la que le anuncia que por primera vez no podrán seguir su ritual de ver juntos Rudolph the Red-Nosed Reindeer. Ya sabemos cuál es el detonante de la crisis de Abed pero eso no hace que se sienta mejor sino que le deja en estado catatónico. Por suerte, el grupo está allí para ayudarle y le enseñan cuál es el significado de la Navidad que no es otro que la idea de que la Navidad tiene un significado y éste puede ser el que queramos.

Si es que el propio decano Dean, empujado por su siempre extremada corrección política, ya aludió a la idea de que cada uno tenía la libertad de darle a esta época del año el significado que quisiera. La idea es la misma ya que lo importante es que cada uno le dé el sentido que quiera, incluso si para Troy significa pasarse dos semanas jugando sin cesar a videojuegos. Por cierto, he echado de menos alguna referencia a la secta de Pierce, ¿seguro que no tienen algún ritual extraño?

Como curiosidad os comento que Dan Harmon y Damon Lindelof, guionista de Lost, se pasaron la noche lanzándose piropos vía Twitter, y que Lindelof no se puede quejar porque al final Abed le acabó dando las gracias a la serie.

El episodio es sobre todo entrañable y claro tiene moralina, como todo buen episodio navideño, pero no deja de ser un reflejo de lo que significa la Navidad actualmente, tal vez es cierto que se han perdido los antiguos rituales pero porque han sido sustituidos por otros y desde Community nos dicen que no tenemos por qué sentirnos culpables. Para mí la Navidad significan maratones de cine y televisión comiendo turrones, bombones y neulas ¿y la vuestro?