[Recap] 2×10 Community: Mixology Certification

Se acercan los exámenes finales y como buenos estudiantes el grupo sigue la tradición milenaria que pasa de generación en generación que consiste en procrastinar. Y como buenos procrastinadores, aprovechan cualquier ocasión para perder el tiempo y evitar ponerse a estudiar hasta el punto de celebrar el primer baño de burbujas del sobrino de Shirley, sin duda uno de los momentos más importantes de la vida de todo ser humano (por encima del cumpleaños del pobre Pierce). ¿Y cuál es la nueva excusa? El cumpleaños de Troy, o mejor dicho, la celebración del día en que salió del útero.

Pero lo que iba a ser una fiesta sencilla en la sala de estudio de la biblioteca se complica cuando Troy se da cuenta gracias al horóscopo chino de que lleva años pensando que tiene un año menos porque su madre le dijo que todo el mundo tiene diez años durante dos años para que no se traumatizase por repetir. Eso sí que es una mentira piadosa. Así pues, en lugar de cumplir 20 resulta que cumple 21 años, lo que significa que a partir de ahora tendrá la edad legal para beber alcohol y eso hay que celebrarlo, ¿pero dónde?

Jeff y Britta discuten porque él quiere ir a un L Street y ella a The Red Door, pero como no se ponen de acuerdo deciden ir a Flannahan’s Hole pero como está cerrado acaban yendo a The Ball Room, en contra de los deseos de Shirley. Nosotros, ilusos, pensando que era porque el lugar no le gustaba y resulta que es que en el pasado le gustaba demasiado, y lo que empezó siendo una trama divertida con ella quitando todas sus polaroids de las paredes acabó convirtiéndose en (casi diría) un drama. Y la pregunta es ¿esas fotos son de antes o de después de que le dejase su marido?

Por otro lado, Troy intentaba decidir qué bebida escoger para inaugurar la mayoría de edad pero ni Jeff ni Britta son de demasiada ayuda, y menos cuando se han metido en el cuerpo varios whiskys y vodkas (respectivamente). Además, el resto del grupo está desperdigado con sus propios problemas: Pierce está atrapado en la entrada con la silla sin batería porque no quiere que le ayuden, Abed ha ligado con un chico aunque finge no darse cuenta porque le gusta hablar de Farscape (aunque resulte que al chico le guste más Stargate) y Annie aproveche su carnet falso para inventarse la biografía de la chica que le gustaría ser.

La noche avanza y el alcohol convierte lo que tendría que haber sido una gran fiesta en, como dice Abed en su momento meta, uno de los capítulos más oscuros de la historia del grupo. Mientras Troy sigue su instinto y se decide a pedir un whisky con 7up, la bebida preferida de su difunto tío Carl, a pesar de ser una bebida para chicas de instituto, observa desde la distancia a lo que queda del grupo: Annie amargada a un lado de la barra, Abed al otro lado solo bebiendo cerveza y a Jeff y a Britta teniendo una peculiar discusión sobre cine en la que mezclan Avatar con The Hurt locker. Una estampa de lo más triste.

Esto hace que Troy, y contra pronóstico, se convierta en la cordura personificada que se encarga de llevar a todos a casa, además de resolver los problemas de autoestima de Annie, y es que Troy is a man now. Troy confiaba en que Jeff y Britta fuesen sus mentores en su paso a la vida adulta pero se da cuenta de que son tan tontos como él (¡pues sí que le ha costado darse cuenta!). Por cierto, ¿tendrá alguna repercusión su pequeño desliz? Veremos qué hace Annie cuando se entere.

Pero volviendo al tema, su compañeros no le han regalado una fiesta sino que han dejado que experimente la sensación de madurar, aunque sabemos que esta sensación es transitoria porque enseguida vuelve a su estado natural como se demuestra en su intento de superar el récord de ponerse camisetas.

No sé qué pensáis pero a mí me ha parecido que el tono de este episodio ha sido muy diferente y tal vez se ha tomado un poco más en serio a sí mismo de lo que nos tenía acostumbrados. Con alcohol de por medio podría haber sido un episodio mucho más loco pero no han querido o no se han atrevido a hacerlo. Con esto no estoy diciendo que no me haya gustado porque tiene su gracia ver desde fuera las fiestas que prometen mucho y acaban siendo muy tristes. ¿Y a vosotros qué os ha parecido?