[Recap] 3×09 Fringe: Marionette

[spoiler2]

Y después de la tormenta llega la calma, o casi. Entrada fue un episodio intenso y lleno de acción así que esta semana nos tocaba tener un episodio tranquilito para compensar pero ¿realmente lo ha sido? Si hablamos de acción puramente física lo ha sido sin dura aunque no se ha vosotros pero a mi este episodio me ha removido como pocos a pesar de que (casi) todo lo que pasa lo pudiéramos intuir.

Pero empecemos por el caso de la semana, que en esta ocasión ha sido algo previsible en su planteamiento pero fantástico en su ejecución. El protagonista es un brillante científico que, enajenado por la muerte de su amada, se dedica a recuperar sus órganos donados para devolverla a la vida al más puro estilo Frankenstein. Como en The White Tulip o como le paso al propio Walter, de nuevo nos encontramos ante una mente excepcional que no duda en utilizar sus conocimientos científicos para conseguir su objetivo sin pensar en sus posibles consecuencias. En este caso estamos ante un acto de amor bastante macabro, pero acto de amor al fin y al cabo, pero la cosa no sale tal y como espera porque al reanimarla y mirarla a los ojos se da cuenta de que lo que tiene delante ya no es su amada Amanda (valga la redundancia).

Y esto nos lleva al conflicto principal de la trama horizontal, o lo que es lo mismo, a Olivia y su proceso de adaptación (no en vano los símbolos el este episodio forman la palabra ADAPT). Olivia y Amanda no son tan diferentes, ambas concentran sus esfuerzos en una única actividad (una en el trabajo, la otra en el ballet), tienen una vida social escasa, ambas acaban inmersas en una profunda depresión (aunque Olivia todavía no sea consciente) pero sólo una de ellas necesita que la reanimen.

Olivia comete el error de negar la evidencia y decide volver a trabajar a pesar de que no ha superado el trauma que supone pasarse dos meses viviendo una vida que no es la suya con el agravante de encontrarse al volver que su vida la ha vivido otra persona. Además, enterarse de que Peter tenía una relación con Bolivia no juega precisamente a su favor ya que no hace más que evidenciar que se lo han robado todo. Por eso no es de extrañar que quiera deshacerse de su antigua ropa e incluso de su apartamento (yo lo habría quemado todo nada más llegar) y que finalmente se derrumbe al ver la camiseta del MIT de Peter (demostrándole a Walter que no es un robot) y es que no sólo le ha robado su antigua vida sino su posible vida futura. Es normal que no quiera estar con Peter porque se siente defraudada ya que, a diferencia del marionetista, no se dio cuenta de que Bolivia no era ella.

¿Pero es justo culpar a Peter? Yo creo que no ya que no hay más ciego que el que no quiere ver. Peter volvió a nuestro universo por Olivia así que no es de extrañar que justificase las diferencias y lagunas de memoria de Bolivia. ¿Quién no lo habría hecho? Por otro lado, también es coherente al confesárselo todo a Olivia porque él más que nadie sabe qué se siente cuando te enteras de que estás viviendo una mentira así que mejor quitar la tirita de un golpe para evitar males mayores. Como ocurrió en su caso, supongo que confía en que el tiempo, aunque tal vez no borre las heridas, consiga disimularlas con un poco de maquillaje aunque no será nada fácil.

Éste episodio es una transición necesaria antes de pasar a la segunda parte de la temporada que, según prometen, volverá a centrarse en Peter. No se ha avanzado en la trama horizontal pero nos debían un episodio en el que Olivia empezase a adaptarse a su nueva situación. Por contra, nos dejan con el corazón encogido tras escuchar al Observer decir que todavía esta vivo mientras mira desde la distancia a Peter y a Walter. Yo entiendo que se refiere a Walter ¿verdad? Esto vendría a corroborar la teoría que comentó mi compañero Carlos sobre la búsqueda del equilibrio entre los dos universos ya que todavía tenemos dos Walters, pero sólo pensarlo me produce escalofríos.

Lo peor es que llega el parón navideño aunque el próximo episodio llamado Firefly se estrenará el 21 de enero, una semana antes de lo que esperaba (algo es algo). Y ahora que tendremos bastante tiempo para pensar, ¿qué creéis que nos deparará la segunda parte de la temporada?