[Primera Impresión] Lights Out

[spoiler2]

Personalmente no me gusta el boxeo, sin embargo me gustan las películas de boxeo. He visto Rocky, Toro Salvaje, Alí y Million Dollar Baby decenas de veces. Admito que la épica cinematográfica de este deporte es enorme. Siempre están presentes el espíritu de sacrificio, el honor, la superación personal, el duro entrenamiento, la gloria, el sufrimiento. Así que algo tendrá ¿no? La nueva propuesta del canal FX trata sobre un antiguo campeón, ahora retirado, Patrick ‘Lights’ Leary (Holt McCallany) que se encuentra en serios problemas económicos y debe encontrar la manera de mantener a su mujer y tres hijas. Para ello tendrá que elegir entre regresar al ring o convertirse en un "persuasivo" cobrador de deudas. La elección parece sencilla pero Patrick sufre de una enfermedad propia de los boxeadores que puede derivar en alzheimer.

Vemos a un hombre en una camilla. Tiene sangre en la cara, moretones, parece muerto pero sólo está derrotado. Se trata de Patrick "Lights" Leary, el campeón de los pesos pesados, a su lado su mujer lo mira sollozando. Su esposa le observa y apenas logra contener las lágrimas, le dice que ella o el boxeo. Contundente inicio.

Cinco años más tarde, vemos que Patrick la eligió a ella y se olvidó del boxeo. No parece arrepentido de su decisión, aunque aquel combate de cinco años antes aún le reconcome por dentro. Además Patrick se niega a contarle a su mujer lo de sus problemas de salud y lo de la escasez de dinero. Estos problemas financieros son culpa de las malas inversiones del hermano de Patrick, Johnny. La falta de dinero empuja al boxeador a hacer cierto tipo de trabajos para conseguir efectivo. Parece que el dinero se ha ido perdiendo por culpa del gimnasio que regentan, sin embargo los dos hermanos no pueden renunciar a él porque a su padre se le partiría el corazón. Johnny intentará convencerle de que regrese al ring.

Aunque el capítulo se centra en Patrick se adivina que los secundarios pueden ser de lo más interesantes. Holt McCallany está perfecto en su papel de boxeador retirado. Tiene un físico muy acorde al papel y dota al personaje de una gran profundidad psicológica. Se adivina un gran personaje, que se debate entre el amor a su familia, su deber como sustentador de la misma y cierta añoranza de su época pugilística que le puede empujar a retomar los guantes.

Esperaba más puñetazos y sangre. Los combates no parece que vayan a ser lo más importante de la historia sino que siguen de cerca las vicisitudes personales y laborales de Patrick. Estamos ante un drama familiar que está bien presentado y que tiene un tono muy fluido. Un drama de lenta preparación, que se degusta con calma. El boxeo no es más que un macguffin para hablar sobre la condición humana, la historia son los personajes. Deciros que la serie promete y que puede enganchar.

Los datos del estreno no han sido muy buenos, ha tenido menos espectadores que el estreno de Terriers, 1.5 millones de espectadores, 0.6 en adultos entre 18-49. Eso no augura nada bueno porque como no remonte la cadena tendrá que sacrificarla como hizo con Terriers.