[Recap] 1×03 Outcasts: Episode 3

[spoiler2]

El tercer capítulo de Outcasts nos ha permitido profundizar un poco más en la psicología de los personajes y entender porque algunos de ellos fueron elegidos para ir a Carpathia. Ese planeta que en su gran parte sigue siendo un misterio para los colonos. Una amenaza en forma de tormenta se cierne sobre Forthaven, una tormenta de dimensiones desconocidas que puede llevarse por delante todas las esperanzas de la raza humana.

Todo empieza con Stella y Julius. Él le ofrece el trabajo de un meteorólogo que iba en la nave que no llegó a Carpathia. Un trabajo que puede ayudar a entender el flujo de las fuertes tormentas magnéticas que azotan el planeta. Una información muy valiosa, y más, si tenemos en cuenta que parece que una de esas tormentas se está gestando. Ya pudimos ver anteriormente como la tierra se alzaba y los rayos caían por doquier. Esta vez el movimiento empieza en el agua, en un lago y Rudi, el líder de los AC, está presente cuando sucede. Él está preparado para enfrentarse a ese tipo de tormentas, su piel y sus ojos no son como los de los humanos, así que no las teme. Pero para los colonos estas tormentas blancas pueden resultar letales.

Con la información en su poder Stella intenta comprender el trabajo matemático del meteorólogo pero sus conocimientos no son suficientes, así que recurre a una de las mentes más brillantes de Forthaven, Tipper. Este joven infantil, rebelde e irresponsable resulta ser un genio matemático. Por eso fue seleccionado cuando era niño para ser enviado a Carpathia. Sin embargo, Tipper arrastra muchos fantasmas consigo. No soporta la idea de haber sobrevivido a sus hermanas simplemente por ser bueno en matemáticas. La presión por resolver el problema y un ataque de ira de Cass le hacen tambalearse emocionalmente y encerrarse en si mismo. Lo cierto es que la historia de Tipper es muy triste. El pobre no era más que un niño que adoraba a sus hermanas y tuvo que ser separado de ellas, de una infancia feliz, y se vio arrastrado lejos de la Tierra. Tipper le pedirá a Stella que le permita volver a ver a sus hermanas, al final de capítulo ella cumple su promesa al conectarlo a la máquina que permite acceder a los recuerdos. El joven podrá despedirse de sus amadas hermanas, en una escena tremendamente tierna y que, lo admito, me hizo llorar.

Richard Tate y Stella empiezan a movilizar a los residentes de Forthaven ante la inminente tormenta, saben que será grande y una vez que Tipper, concienciado de su papel, resuelve el trabajo del meteorólogo, saben que será devastadora. Una tormenta de una fuerza sin precedentes. Forthaven y su población deben ponerse a cubierto.

Fleur por su parte ha salido del reciento amurallado para devolver el bebé a los AC. Se encuentra con Rudi y sus hombres. Es entonces cuando Rudi le cuenta como Mitchell los salvó, como tuvo piedad de ellos y los dejó marchar. Cass, también estará entretenido en la colonia, su ex-novia Trix va a casarse al día siguiente, pero su prometid,o Leo, ha tenido que salir al exterior para reparar una antena, y la tormenta se acerca. Cass, arriesgando su vida, saldrá en su busca. Y Richard Tate ha tenido otro momento extraño, encuentra una taza de sus hijos en la entrada de Forthaven pero tras cogerla desaparece de su mano. Estas "visiones" de Tate resultan inquietantes. Stella sigue intentando acercarse a su hija Lilly, gracias a unas palabras con Berger, la joven decide darle a su madre una oportunidad.

Todo el capítulo gira en torno a esa gran tormenta que se acerca. Julius Berger le pedirá a Tate la oportunidad de dirigirse a los habitantes del asentamiento para darles consuelo espiritual. Su actitud humilde y pacífica convence a Tate y le permite hacerlo. Cuando la tormenta cae sobre Forthaven con toda su fuerza, Cass se encuentra en el exterior intentando salvar al prometido de Trix. Lo consigue, pero se encontrará con Rudi quien a pesar de desear venganza, por el compañero que Cass mató, le perdona la vida. Tras la tormenta llega la calma, la aparente calma. Toca reconstruir y poner sobre la mesa algunos temas.

El capítulo ha sido muy intenso y emocional. La historia de Tipper ha sido muy emotiva, muy bonita y triste, y ayuda a comprender por que este muchacho se comporta como lo hace. Además Tipper es una pequeña muestra de lo que pasó con los colonos. Todos o casi todos, tuvieron que dejar algún ser querido atrás. Un hecho como ese marca y no se olvida. Cada uno lo sobrelleva como puede. Pero de cuando en cuando las emociones salen a flote y pueden llegar a ser incontrolables.

Por otro lado, Carpathia, este nuevo hogar, puede que no sea tan seguro como se pensaba. Esas tormentas pueden ser muy destructivas y casi todo el planeta permanece sin explorar. Además, los AC siguen queriendo vengarse, aunque Rudi demostró, al dejar vivir a Cass, ser tan piadoso como lo fue Mitchell en su momento. Me queda la duda de la mujer que dio a luz al bebé, entre los AC sólo se ve a los hombres. ¿Dónde están las mujeres?

¿Berger aprovechará ese papel en el consejo para hacerse con el poder? Su faceta de líder espiritual se está marcando cada vez más y más, y está claro que muchos habitantes del asentamiento están más que dispuestos a escucharle. Esto me recuerda mucho a Gaius Baltar de Battlestar Galactica, claro que Gaius fue mucho más allá, en todos los sentidos. Por ahora Berger parece estar esperando pacientemente el momento apropiado para hacer su jugada.