[Recap] 2×12 The Good Wife: Silly Season

[spoiler2]

Seguir una serie a ritmo norteamericano es un sinvivir. Y eso lo digo porque, como todos sabéis, la semana pasada no tuvimos episodio nuevo de The Good Wife a pesar de que veníamos de unas largas vacaciones navideñas. Por suerte, esta semana ha vuelto en plena forma y con un episodio centrado en las estrategias de unos y otros por conseguir sus objetivos. Además, ha sido un episodio algo diferente ya que la atención se ha centrado en el caso de la semana más que en las tramas horizontales de la serie. Pero eso no quiere decir que las hayan dejado de lado sino que han avanzado paralelamente, aunque en un discreto segundo plano.

Joey Church es un preso al que se le acusa de asesinar a otro preso. En un principio parece un caso normal, Alicia le defiende y Cary, como en todos los casos de Lockhart & Gardner, es el representante de la fiscalía. Cada uno intenta tumbar las estrategias de su adversario ya sea descartando pruebas o desacreditando a testigos como pasa con la declaración con el falso detector de mentiras (X-Machine). ¿En serio es legal enchufar a alguien a una Xbox para sonsacarle la verdad? Muy maquiavélico, ¿no?

Sea como sea, el caso se va complicando poco a poco a medida que van investigando. Además, el hecho de que el bufete ponga a Kalinda y Blake a trabajar en el caso, hace que Cary se cuestione qué se esconde detrás de Church. ¿Por qué iban a gastar tanto tiempo y dinero en un caso gratuito? Pues porque detrás del asesinato se esconde la alargada sombra del poderoso narcotraficante Lemod Bishop, y eso lo descubren gracias a la ayuda de Andrew Wiley, un viejo conocido de Cary. Por cierto, espero que Andrew y su hija sigan colaborando con la fiscalía porque sería una lástima desaprovechar un personaje tan interesante (y encantador) en una guardería llena de hombres con aspecto de amargados por el éxito de sus mujeres.

Gracias a este caso, la fiscalía tiene en sus manos la posibilidad de acercarse (que no atrapar) a Bishop tras cinco años en dique seco. Childs y Landry se frotan las manos sólo de pensar en ello porque piensan utilizar a Church para que testifique contra Bishop. Pero Cary no es de los que se amilanan y consigue que que el propio Bishop testifique para ayudar a condenar a Church desoyendo las órdenes de sus jefes. Esta estratagema, en condiciones normales, le habría costado el puesto a Cary pero Childs sabe que no puede dejar escapar su talento y seguramente le ofrezca mejorar sus condiciones. ¿Eso quiere decir que no aceptará la oferta de Diane? ¿O lo utilizará para forzar a Diane a mejorarla? Ya veremos.

Por otro lado tenemos a Alicia, que ha tenido un papel más secundario de lo que nos tienen acostumbrados. Bond le ha estado escondiendo información sobre el caso de Church, y sólo cuando Cary se lo dice a Kalinda, se entera de que depende de su caso que el bufete pueda conseguir a Bishop como cliente fijo, lo que implicaría una gran entrada de dinero. Pero ese no es su único problema ya que Wendy Scott-Carr se le presenta en su despacho para amenazarla con una campaña en contra de su familia si no consigue que se acabe la campaña de desacreditación en su contra. Wendy juega realmente sucio ya que no duda en apelar al instinto maternal de Alicia a sabiendas que ésta intentará por todos los medios proteger a su hijo.

Pero lejos de provocar un conflicto familiar, resulta que la falsa acusación a Zach acaba uniendo a Peter y Alicia*, o al menos parece que van camino de la normalidad. Gracias al gran **Eli, que pone en su sitio a la molesta Becca en una escena genial, se quitan de encima la amenaza y descubren que la campaña contra Wendy es cosa del *AC que financia la campaña de Peter. Éste, al enterarse, rechaza continuar teniendo su apoyo y, por tanto, se queda sin dinero para su campaña. Así pues, Alicia ve por primera vez que su marido ha puesto la familia por delante de su carrera y esto le abre a Peter la puerta de su dormitorio. ¿Se habrá completado la reconciliación? Ya veremos pero intuyo que esto no es más que el primer paso.

Por último, tenemos a una Kalinda rodeada. Por un lado sigue su rivalidad con Blake, que parece que ha descubierto su verdadera identidad. ¿Será Leela Tahiri la verdadera identidad de Kalinda? Los datos parecen cuadrar (canadiense que finge su muerte para evadir sus problemas con la policía) pero siendo Kalinda no me extrañaría que fuese una historia inventada para descalificar a Blake. Pero si no tenía suficiente con esto, ahora la fiscalía la está investigando también y dicen tener pruebas de que ha mentido bajo juramento y ha testificado bajo un nombre falso. ¿Será el final de Kalinda? ¿O Cary la ayudará a salirse del embrollo? Últimamente hemos visto que tienen muy buena relación, y aunque le ha fastidiado muchos casos también le ha ayudado.

En este episodio se ha dejado de lado la guerra fría del bufete, sólo vimos como Diane y Will siguen ocultado su acercamiento, lo que indica que probablemente tendremos que esperar al final de temporada para el desenlace. Pero ha servido para profundizar en el personaje de Cary, que no se si os pasa a vosotros pero a mí en general me provoca fascinación y rechazo por partes iguales, y que aquí ha demostrado tener las ideas muy claras y no tenerle miedo a nadie (la lucha de miradas con Blake es genial, aunque sea él el primero que dé un paso atrás). Todavía está por ver si volveremos a tener a Cary y Alicia en el mismo bando pero lo más urgente es que alguien le diga a Childs que se quite ese tinte te pelo ¡pero ya!