[Recap] 2×13 The Good Wife: Real Deal

[spoiler2]

Después del magnífico episodio emitido la semana pasada centrado sobre todo en la fiscalía y el personaje de Cary, esta semana hemos vuelto a la normalidad con una trama muy a lo Erin Brockovich y que nos ha traído de vuelta Louis Canning (un genial Michael J. Fox), uno de los personajes más manipuladores que han pasado por la serie, y eso es mucho decir.

Lockhart/Gardner anda detrás de una demanda colectiva por negligencia contra la empresa de pesticidas JNL. Por lo visto la empresa se deshizo de sus reservas de cloruro enterrándolas cerca del suministro de agua subterránea de la comunidad de Fallstrom y que ha causado abortos y esterilidad a varias mujeres de la zona. Alicia intenta convencer a las familias para que su firma lleve la demanda pero lo que no esperaba es que apareciese en escena Louis Canning, y ya sabemos que éste puede llegar a ser muy persuasivo gracias a la su utilización de su enfermedad.

Canning se pone en seguida en el bolsillo a las amas de casa de Fallstrom y es que dice haber abandonado su vieja vida ayudando a las grandes corporaciones a perder el mínimo dinero posible en sus demandas para crear su propia firma y ponerse del lado de las víctimas. Alicia ya fue víctima de los engaños de Canning así que no se fía de él y hace que Kalinda le investigue. El problema es que todo parece indicar que está diciendo la verdad, y más teniendo en cuenta que Simone, su mujer, asegura que su marido dejó el trabajo cuando ella sufrió un aborto.

Pero Alicia sigue pensando que es un truco y empuja a continuar con la investigación. Se nota que la Florrick está aprendiendo de sus errores. La demanda se ha convertido en una carrera por conseguir más firmas ya que el que tenga más clientes será el encargado de llevar el caso. Por cierto, el juez que tiene la potestad de certificar la demanda es el juez Charles Abernathy, al que ya hemos visto otras veces y que no sé que pensáis pero ¿no creéis que los guionistas han querido hacer un guiño con el tema de la campaña de donación de sangre a Russell, el perverso vampiro que interpreta Denis O’Hare en True Blood?

Mientras tanto, Alicia se entera de que Canning ha estado hablando mal de Lockhart/Gardner gracias a Julie, una de las afectadas, que grabó al abogado hablando sobre sus luchas internas de poder. ¿Pero como lo puede saber? La primera sospechosa es Rosanna, la vecina que ha estado ayudando a Alicia pero Kalinda descubre que el ordenador de ésta tiene instalado un programa espía. Para comprobar si es cierto, intentan engañarle haciéndole creer que están intentando elevar la demanda a 85 millones.

Por su parte, Canning ha estado negociando con JNL y ha conseguido un acuerdo por dos millones, muy por debajo de los 55 millones que promete Lockhart/Gardner. Juega la carta de más vale pájaro en mano que ciento volando, pero como finalmente quedan empatados a firmas, no les queda más remedio que ponerse de acuerdo para conseguir una nueva oferta que guste a todas las partes.

Y mientras todos andan preocupados por Canning, finalmente descubren que el espía es Bond, que está intentando deshacerse de sus socios en la firma. Pero lo que parecía un problema para la estrategia de Diane y Will*, se acaba convirtiendo en una ayuda ya que **Bond se deshaga de colaboradores que piensan que le van a perjudicar dándole su voto al otro bando. Una jugada maestra.

Y para acabar con el tema de la demanda, gracias a Rosanna descubren que Canning está enseñando un documento supuestamente confidencial de JNL que indicaría el dinero que la empresa estaría dispuesta a pagar. De esa manera demuestran que Canning era un caballo de Troya que estaba intentando rebajar la cantidad a pagar por la empresa. Descubiertas sus cartas, éste justifica su trabajo al decir que considera que las empresas están pagando demasiado por sus errores y que los abogados ayudan a sus clientes a falsear la gravedad del daño producido en beneficio propio. A mi que me perdonen pero no puedo estar más en desacuerdo y me fastidia bastante que nos dejen a una Alicia pensando que tal vez Canning no sea tan cínico como parece ya que tiene sus razones al hacer lo que hace. Como vemos al inicio del episodio, la joven Julie no buscaba dinero sino que quería que supiesen el enorme e irreparable daño que el error de la compañía le ha provocado.

Peter, por su parte, parece que podrá reponerse al enorme golpe que sufrió al quedarse sin financiación. Gracias a un antiguo trabajador de la empresa que hace las encuestas para Wendy, se ha enterado de que tiene bastante tirón ente los jóvenes e intenta explotarlo mediante charlas en favor de la legalización de la marihuana o con vídeos virales bastante freaks, aunque el auténtico empujón le vendrá con el concierto organizado por Young Boxer, un rapero famoso y antiguo compañero de prisión. Si es que no hay nada mejor que tener buenos contactos.

Por último, no puedo dejar de comentar el lío que tiene Will en la cabeza y es que ya no tiene claro qué es lo que quiere. Teniendo claro que lo de Alicia no puede llegar a ningún sitio, ahora parece que empieza a sentir algo por Tammy pero ¿realmente Alicia está fuera del radar? Ésta le abrió la puerta de su dormitorio a Peter pero no parece demasiado cómoda con la buena relación de Tammy. ¿No os pareció que con ese a veces es mejor seguir siendo amigos estaba empujando a Tammy a dejarlo?

Vale que estaba hablando de su relación con Will pero me da la sensación de que Alicia aún piensa en lo que podría haber pasado de haber recibido el mensaje en su momento. ¿Qué pensáis? Y otra cosa, no se vosotros pero a mí me encataría que Michael J. Fox volviese a aparecer porque su personaje me parece realmente fascinante.