[Recap] 4×07 Californication: The Recused

[spoiler2]

En Lawyers, Guns and Money notamos a un Hank Moody en estado de "autocastigo". Después de quedarse sin abogada, no quiere salir de su cuarto, ni siquiera quiere sentarse a platicar con Eddie Nero. El mismo actor da en el clavo: Moody trata de mantener su vida en orden mientras se va desmoronando. Mientras encuentra la manera de continuar, Karen habla con Abby para que no abandone a su cliente; lo único que logra es llevar a Abby a los brazos de Hank.

The Recused comienza después de una noche de «poesía desnuda» entre Abby y Hank. Desde el momento en el que se conocen, veíamos esa química, tensión sexual no resuelta. Ahora que la relación ha escalado a otro nivel, era lógico que Abby -- como buena profesional que es -- sugiriera a otro abogado para llevar el caso. La última palabra queda en Hank, si quiere tener una relación o una abogada. Y es así como llega Lloyd Allen Philips Jr., jefe de la abogada, para salvar el día.

Resulta curioso notar que, en automático, Hank Moody cambia su actitud completamente. Con Abby como su abogada, Moody trataba de portarse como un adulto: mostraba la confianza que le tenía a su abogada y, en parte, le hacia caso a sus sugerencias -- no siempre, pero sí la escuchaba por lo menos --. Con Lloyd Allen Philips Jr. vemos el regreso del Hank Moody adolescente: su comportamiento en la oficina, toma las preguntas como una broma, se hace el chistoso, por no decir el ridículo. Por momentos llega a ser insoportable, ¿o soy sólo yo?

Lo mejor se ve en el campo de golf, un santuario sagrado para Lloyd Allen Phillips Jr.. El contraste entre Abby, Lloyd y Hank es genial. Mientras los abogados llevan pulcra vestimenta, adecuada para el juego, Hank se ve forzado a comprar unas bermudas, una polo, unos zapatos adecuados. Todo el look que sale de la tienda del mismo club, es como si fuera la sección de juniors. En el circuito, sale el lado más payaso de Hank: lanzando el palo de golf, orinando ahí mismo. La pelea entre Phillips y Moody termina con la admiración de una fotografía: la famosa fisura anal. Aplausos para el Rey de las Fisuras.

Después de un desastroso juego golf, Hank se queda sin abogado, de nuevo. La única alternativa es que Abby retome su caso, lo que implica el dilema ético, la relación con su cliente. No habrá más «poesía desnuda» entre ellos. La pregunta es: ¿qué pasará cuando concluya su juicio?, ¿estará disponible para Abby o viceversa? Sinceramente no fue de mi total agrado el Moody presentado en este episodio, sin embargo, me agradó cómo solucionaron el tema de la relación.

Mientras Hank va por la vida actuando como un puberto, Karen se encuentra ante un dilema. Ben demuestra ser todo un caballero, un artista, un hombre maduro. Y por mucho que Hank reclame a Karen, ella tiene el derecho de pasar un buen rato con alguien más. Mientras Hank cree que ellos entablan una relación amorosa, Ben asegura que no es así. Vamos, el hombre actúa como todo un caballero. La escena final del episodio es genial: Karen en la mesa, tomada de la mano por Hank y Ben al mismo tiempo. Su mirada lo dice todo.

¿Les he dicho que amo, amo a Marcy? Es un gran personaje y, por fin, alguien reconoce su potencial. Stu tiene la genial idea de hacer una serie basada en Marcy y, para promoverla, piden ayuda a Charlie Runkle. Y que bueno porque sin él nunca hubieran convencido a los ejecutivos de Showtime -- porque Stu, bueno, los nervios --. Marcy y Charlie son una gran pareja, lástima que vayan directo al divorcio. Por cierto, Marcy está embarazada, ¿qué rayos hace bebiendo?, ¿le llegará a decir a Charlie?, ¿elegirá otra opción?

Aunque se trata de un buen episodio, The Recused cae un poco en calidad. Se nota de manera especial en el guión. Me encantaría ver a Moody siguiendo su viaje, buscar el perdón y seguir adelante. La línea de Marcy necesita un poco más de trabajo, especialmente en el tema del bebé Runkle. Y Karen, ¿se dará una oportunidad con Ben? Ya veremos. Momento favorito: la presentación de la serie «about pussy, about getting some, giving it away and keeping it clean».