[Recap] 1×05 Outcasts: Episode 5

El quinto capítulo, faltan tres para el final, de Outcasts nos planteá más preguntas y casi no da respuestas. Al igual que el anterior, estamos ante un episodio donde la trama avanza poco pero que resulta tremendamente emotivo debido a la historia y a la carga dramática de los personajes.

Un hombre mayor llega al asentamiento y revoluciona el bar, atendido por Lilly, al dejar caer al suelo decenas de diamantes. Tras eso se pelea con los hombres de Jack y huye del lugar. Pak, que así se hace llamar, es un viejo expedicionario, que según Stella podría ser el primer hombre que pisó Carpathia. Tras su huída, Fleur y Cass ¿quienes si no? son encargados de ir tras él y traerlo de vuelta. Sin embargo, cuando alcanzan al hombre todo se complica y terminan viajando con él hacia el mar, a pesar de ser una zona peligrosa. En Forthaven, se cree que la costa está contaminada por la radiación; eso les dijo Mitchell aunque todo parece indicar que no es cierto. Mientras esto sucede, Tate le confiesa a Stella que ve a sus hijos. Creí que se guardaría esta información durante más tiempo pero como él cree que no está loco y como no puede explicar lo que pasa, habla con la única persona en la que puede confiar. Stella es más que una confidente, es una compañera y una amiga. Esta mujer es, de lejos, el personaje más interesante de la serie.

El capítulo ha sido algo lento. Por un lado teníamos el viaje de Cass y Fleur con el desconocido por los páramos de Carpathia. Y por otro lado, el viaje de Jack y Stella, siguiéndolos hasta el mar. Los primeros no confían en Pak y no quieren creer en lo que les cuenta. Les habla del mar, de cadáveres, de diamantes, de que el planeta no está hecho para los humanos, de un perro (esto es clave en el capítulo) y de los AC. Poco a poco, tanto Cass como Fleur comprenden que se encuentran ante el primer hombre que pisó Carpathia, una especie de héroe que después de cometer un asesinato huyó en su nave y se le dio por muerto. Como él mismo les explica no fue el primer hombre en el planeta, el primero fue un AC. Con su historia destruye el mito y sólo queda un anciano. Un hombre que vio como el AC moría poco tiempo después de llegar al planeta, un hombre que se quedó sólo durante mucho tiempo, un hombre que sabe más de lo que cuenta y que se dirige hacia el mar para morir. ES curisoso como durante el capítulo es Cass el que mantiene la esperanza y la fe, el que confía, aunque no mucho en Pak. Generalmente sería Fleur la que confiaría, es lo que ha hecho hasta ahora con todos los demás personajes. Puede que los acontecimientos del capítulo anterior hayan hecho mella en la joven.

El viaje de Jack y Stella estará lleno de peligros. Ataques de los AC, picaduras casi mortales de insectos, la radiación; no obstante conseguirán su objetivo: llegar a la playa, encontrar a Cass y Fleur, y poder ver los cadáveres de los que Pak hablaba. Stella encontrará en la playa, tres cuerpos, una familia de homínidos. Había vida en el planeta. ¿Qué les pasó? ¿Evolucionaron? ¿Desaparecieron? ¿Quédan algunos?

El final del capítulo, con los cuatro acampando antes de regresar a Forthaven y el perro corriendo entre la maleza demuestra, una vez más, que en Carpathia hay algo, algo que provoca esas apariciones. Las mismas que tiene Tate, quien se sabe mentalmente sano pero que ve a sus dos hijos constantemente.

Mientras esto sucedía fuera de Forthaven, en el asentamiento se vivían momentos de tensión. Los diamantes que Pak dejó caer en el bar, sacaron a relucir la codicia y lo peor de los habitantes del lugar. Hubo robos y agresiones, provocados por el ansia de poseer alguno de los diamantes. Lilly, la hija de Stella, que tenía uno fue atacada y consiguieron robárselo. Esta situación de violencia, de avaricia, es aprovechada por Julius Berger para dar alguno de sus discursos sobre la religión, la moral, la esperanza. Le vino muy bien todo este caos. Además su tira y afloja con Tate es cada vez más tenso. Tate le advierte que no le pondrá las cosas fáciles, Berger lo sabe pero está jugando bien sus cartas. Lo más impactante fue el final, cuando Julius usando un dispositivo de comunicación habla con unas naves que están camino de Carpathia, naves que no parecen tener muy buenas intenciones por lo que se desprende de la breve conversación que mantienen con Berger. Más preguntas ¿quienes son? ¿por qué no se informó de su llegada? ¿por qué mantienen contacto con Berger? Espero que en el próximo capítulo empiecen a dar alguna respuesta, creo que el momento ya ha llegado.