[Recap] 2×18 Community: Custody Law and Eastern European Diplomacy

[spoiler2]

Hoy es un día feliz por tres razones, porque es viernes, porque sabemos que Community ha sido renovada y porque, tras varias semanas de ausencia, tenemos episodio nuevo. Y ha vuelto retomando una trama que teníamos bastante olvidada: el embarazo de Shirley y consecuencias. Además, hemos recuperado ¡por fin! al señor Chang, que desde el episodio de San Valentín andaba desaparecido.

Pero volvamos al embarazo. La idea de Annie de organizarle a Shirley un baby shower políticamente correcto acaba tomando unos tintes más racistas de lo que imaginaba. ¿No hubiese sido mejor una fiesta más neutra? Annie pone tanto empeño en todo lo que hace que se pasa. Además, si su intención era cubrir todas las posibilidades étnicas ¿no podría haber pensado en otro regalo que no fuese una muñeca? Aunque parezca mentira, el regalo más útil resulta ser el de Troy y Abed porque nunca viene mal una garrafa de agua limpia, sobre todo en un futuro apocalíptico (aunque en ese escenario seguro que hubiese sido más útil una escopeta recortada).

Pero aunque el regalo de Annie no es el más apropiado, mucho peor es el de Chang, que se ha limitado a recoger cosas del piso de Jeff (un cortador de puros, una revista Max y salsa picante) y las ha metido en una caja de pizzas. Así pues, es comprensible que Shirley se asuste ante el hecho de que Chang pueda ser el padre de su hijo y que intente hacerse cargo de él ¡con lo loco que está! Además, Andre se podría haber quedado calladito porque mientras Chang entendía que actuando como una supuesta persona normal, es decir, vistiendo chaqueta de punto, corbata y camisa, y llevando una pipa en la mano, era un peligro controlado. Pero no, tuvo que decirle que lo importante es hacer las cosas bien, lo que se traduce en que Chang secuestra a unos niños que, encima, son los equivocados.

Jeff podría haber evitado muchas cosas de no ser porque se dejó llevar por su egoísmo, pero no me extraña. ¿Quién no aprovecharía la ocasión para quitarse de encima a Chang? Eso sí, lo acaba pagando porque por poco acaba en la cárcel por secuestro. Pero lo más curioso es que sea Andre el que ponga un poco de orden a la situación aunque, bien mirado, él todavía no ha sufrido en sus carnes las consecuencias de las locuras de Chang. Veremos si más adelante sigue opinando que se merece otra oportunidad.

Por otro lado, Britta se fija en Lukka (interpretado por el ex-Dollhouse Enver Gjokaj), el nuevo amigo de Troy y Abed, cuyas cualidades principales parecen ser tener acento, liar sus propios cigarrillos y jugar a los mismos videojuegos que ellos, además de ser un criminal genocida. Troy y Abed le prohiben expresamente que se acerque a él, lo que no hace más que incrementar su interés. ¿Cuándo aprenderán estos dos que con Britta lo mejor es utilizar la psicología inversa? Así pues, Britta no dudó ni un momento y enseguida la vimos flirtear con Lukka. Por cierto, gracias al momento Hit Me With Your Genie’s Bottle, Rub It All Over Me quedó demostrado que si eres guapa da igual que seas una patosa ligando.

La cara de Britta escuchando a Luka explicar lo mucho que añora el olor de los pueblos quemando mientras suena la trompeta es impagable. Pero lo mejor es ver lo mala actriz que es Britta (que no Gilliam Jacobs). Aunque Abed no hubiese tenido una cámara grabando las veinticuatro horas del día en su habitación, la habrían descubierto ya que ella misma se retrató con su sobreactuada actitud. Por suerte, Abed y Troy descubren que Britta tenía sus razones y, como no, todos vuelven a ser amigos bajo la promesa de que la situación no se repetirá. ¿Pero en serio pensáis que Britta dejará de estropear sus amistades? Yo creo que no.

Para acabar, me gustaría destacar la sudadera que Abed dijo haber diseñado para los que participaron en la guerra de paintball del año pasado con el lema It’s All Downhill From Here. Como seguro que os habéis dado cuenta, la frase hace referencia al famoso Modern Warfare, y a como algunos consideran que a partir de aquel episodio todo fue cuesta abajo. No sé si tienen pensado hacer camisetas pero yo me compraría una ahora mismo, pero no precisamente porque crea que es cierto sino porque me encanta que se rían de ellos mismos. Y volviendo al episodio, ¿qué os ha parecido? Yo creo que, aunque se trate de un episodio de transición, era necesario avanzar en la trama del embarazo de cara a la season finale. Por cierto ¿quién pensáis que será el padre?