[Recap] 3×01 Nurse Jackie: Game On

Jackie se fue con un impactante blow me pronunciado entre carcajadas. Y volvió con un Steve Buscemi detrás de las cámaras y con una Jackie que, a ritmo del Don’t Rain On My Parade de Funny Girl, intenta escabullirse de la encerrona/intervención que le tenían preparada su marido y su mejor amiga. Y lo consigue, sí, pero a medias.

Si por algo se caracteriza nuestra enfermera drogadicta favorita es por su rapidez mental y enseguida se saca una excusa de la manga para su larguísima lista de gastos en sustancias varias. ¿Pero Kevin se la traga? Seguramente no, pero yo diría que el agresivo contraataque de Jackie consigue el efecto deseado, que no es otro que descolocarle para poder salir de casa. ¡Si al final hasta parece que toda la culpa la tenga el pobre Kevin! Y como no hay mal que por bien no venga, a partir de ahora Fiona irá al mismo colegio caro que su hermana (aunque a saber cómo lo van a pagar).

Pero a pesar de que su matrimonio está tocado y que a Kevin le costará volver a confiar en su mujer, lo que más le duele a Jackie es que su amistad con la doctora O’Hara parece estar también tocada, pero de muerte. Ambas eran uña y carne, y la británica creía ser la única que conocía los secretos de su amiga (sus dolores, su aventura extramatrimonial...) así que es comprensible que descubrir que no sólo la estaba engañando como a los demás sino que la utilizaba para conseguir recetas le rompa el corazón. ¿Pero su relación es reanimable? Sinceramente espero que sí, aunque apuesto lo que sea a que O’Hara no lo pondrá nada fácil.

Por suerte, no todo es drama en Nurse Jackie gracias a sus magníficos personajes secundarios. Ha sido un placer volver a ver a la entrañable Zoey saltando de alegría como uno de los conejitos que suele lucir en sus uniformes intentando compartir sus experiencias sexuales junto a Lenny con todo el que se le cruza, y metiendo la pata hasta el fondo as usual. Y claro, a la otra que me moría de ganas de volver a ver era a Gloria Akalitus y su permanente ceño fruncido a la espera de la próxima trastada de sus subordinados (y razones no le faltan, claro). ¿Qué sería del hospital sin sus gritos al viento?

Los casos médicos, como suele suceder, son lo de menos pero sirven de contrapunto a la desastrosa vida de Jackie. Tal vez le cueste mantener relaciones sinceras con la gente de su entorno pero no hay nadie como ella a la hora de confortar a un enfermo, o si no que se lo digan a Sam que fue testigo de su tap dance (o, mejor dicho, chincheta dance) junto a Thor para conseguir mantenerlo despierto tras su sobredosis. A esto le llamo yo llevar hasta las últimas consecuencias la máxima que dice que el paciente es lo primero.

La extensa red de mentiras que mantenía Jackie desde hace años se desmoronó al final de la temporada pasada pero ya está en pleno proceso de construcción de una nueva. Sólo tengo una duda, ¿qué pasará con Eddie? Éste parece que todavía sigue enamorado de Jackie a pesar de los pesares y se diría que espera paciente que su matrimonio se desmorone. Así pues, ¿intentará aprovecharse de la situación? Sé que el farmacéutico es más bueno que el pan pero el corazón tiene razones que la razón no entiende, y no todos los días se presenta una ocasión como ésta de conseguir lo que quiere. En general, ¿qué os ha parecido la vuelta de Nurse Jackie?