[Recap] 3×18 Fringe: Bloodline

[spoiler2]

Y con la llegada de la primavera al hemisferio norte vuelve el rojo a la cabecera de Fringe. Ese rojo que nos indica que estamos en ese maravilloso universo en el que The West Wing va por su duodécima temporada y Taxi Driver fue dirigida por Coppola. Los episodios ambientados over there suelen ser muy buenos y este Bloodline no ha sido una excepción.

El episodio está lleno de reminiscencias al universo J.J. Abrams pero, además, pone de manifiesto que éste (o más bien sus colaboradores) parecen tener una curiosa fijación por secuestrar embarazadas (Sidney Bristow en Alias y Claire Littleton en Lost). Pero obsesiones aparte, por alguna extraña razón siempre di por hecho que Fauxlivia iba a dar a luz antes del final de temporada y estaba esperando un salto temporal en cualquier momento, pero no, esto es Fringe, y aquí siempre se solucionan las cosas de otra manera. Aquí los embarazos se aceleran por obra y gracia de una misteriosa sustancia verde.

La pobre Fauxlivia pasa por un auténtico infierno al tener que soportar que el pequeño feto que crecía normalmente en su interior se abriese paso (casi literalmente) entre sus órganos internos en cuestión de pocas horas. Es que no me quiero ni imaginar lo que debe doler. Así que, después, no me extraña que lo que dar a luz en el suelo de un restaurante chino fuese lo más fácil del proceso y que en poco tiempo estuviese como una rosa. Eso sí, a pesar de ser uno de los partos más rápidos y limpios de la historia de la televisión, es una escena realmente emocionante. Hay que estar tan muerto por dentro como Chandler para no emocionarse con la declaración de Lincoln acompañada por la fantástica banda sonora de Michael Giacchino.

Pero como no hay mal que por bien no venga, resulta que la aceleración hace que esquive la eclampsia viral que causó la muerte de su hermana y su sobrina. Todo un milagro, sí señor. ¿Pero es accidental o buscado? Yo me inclino por accidental ya que dudo que Walternate supiese antes que ella que era portadora de la enfermedad, aunque nunca se sabe. Sea como sea, todo parece indicar que planea utilizar a su nieto de alguna manera, ¿pero cómo?

Walternate ha repetido por activa y por pasiva que no quería que se experimentase el cortexiphan en niños ¿pero eso se aplica a su nieto? ¿O a un clon de su nieto que en un momento dado podría sustituir a Peter en la máquina? Y lo digo porque, teniendo en cuenta sus antecedentes genéticos, ese niño podría tener la capacidad de poner en marcha la máquina como Peter pero también podría pasar de un universo a otro con la ayuda del cortexiphan como Olivia. Y el It is happening de September no hace más que corroborar que lo que sea que planee hacer Walternate con su nieto será determinante en el doomsday.

Por último, Lincoln y Charlie (o como algunos le llaman, Scarlie) están empezando a sospechar que les están escondiendo demasiada información crucial de las cosas que han ido sucediendo a su alrededor. Reconozco que siento predilección por estos dos trabajando juntos y que me gustaría seguir viéndolos a lo largo de la cuarta temporada así que, como chicos listos que son, espero que sigan indagando y que se acaben uniendo al grupo de los que creen que ambos universos pueden sobrevivir y vivir en armonía. Por que sí, yo soy olivista y todavía confío como ella en que lo arreglarán de alguna manera.

Ahora, como sabéis, tendremos que esperar hasta el 15 de abril para ver el próximo episodio que tiene el sugestivo título de Lysergic Acid Diethylamide, o lo que es lo mismo, LSD. Casualmente (o no), después de este episodio sólo quedarán tres para acabar la temporada, lo mismo que el año pasado sucedió con el tan controvertido Brown Betty titulado así por la variedad de marihuana creada por Walter. ¿Nos están queriendo decir alguna cosa o es una coincidencia? Ay, qué miedo me dan...