[Recap] 4×08 Californication: Lights. Camera. Asshole

[spoiler2]

Llegamos al octavo episodio de la temporada y, siendo franca, no quiero que se acabe la temporada: ¡restan cuatro más! El encanto de Californication se encuentra en su anti-héroe, este escritor que tiene la capacidad de meterse a un lío, salir y entrar a otro más profundo. Sea un problema de faldas, con la ley o con su propia hija, Hank Moody encuentra la manera de continuar. Después de su última depresión, en Freeze-Frame, Moody ha vuelto a ser el "adolescente" que se mete en problemas. Lo vimos en Lawyers, Guns and Money, seguimos en The Recuse hasta llegar a este episodio.

Lights. Camera. Asshole cuenta con líneas interesantes: Moody liado de nuevo con una mujer que conoce en el bar, que resulta ser la madre de Sasha Bingham; mientras trabaja con la diva, puliendo sus líneas en una película de zombis. Becca necesita a su padre en un momento de descontrol. Charlie Runkle llega al número 13 -- ¿voy contando bien? --. Y Marcy llega a una decisión con respecto a su embarazo.

El episodio comienza con una escena que vale la pena mencionar: el baile de las buenas noticias de Charlie Runkle. Así de ridículo como se ve, era el momento indicado para festejar. No cualquier día llaman para contratar a tu cliente durante una semana para "pulir un libreto" -- acostarse con la actriz -- por 100 mil dólares. Más días felices para ambos, así los veremos a hacer la danza de la victoria más seguido. Estos dos me matan de la risa con sus ocurrencias; eso sí, se extraña verlos pasar más tiempo juntos.

Ahora que Sasha Bingham regresa al reparto de Fucking & Punching, ya con Eddie Nero abordo, es casi un hecho que se realizará la película. Antes Moody debe apoyar a la actriz en su filme de zombis, Slowly We Rot 2. Sasha interpreta a una policía. No sé si es el traje o el libreto o su actitud, pero ese filme realmente tiene serios problemas. Más que asesoría -- porque la diva puede con sus propias líneas --, Sasha busca pasar un buen rato.. algo que tendrá que esperar pues Moody tiene un llamado que atender de inmediato. Mientras, Sasha se queda en bra, esposada y sin poder hacer nada al respecto.

El asunto es que Moody recibe una llamada: Becca se encuentra drogada, como alguna vez le comentó a su padre que lo haría. La plática entre ellos es honesta, como la virtud de la familia Moody. A lo mejor la chica no se ve tan dañada, pero cumple con un propósito: hace sentir mal a su padre. Becca siempre es honesta con su padre y habla de todo con él. Casi le da un infarto a Hank cuando Becca le cuenta que un chico no le permitió darle sexo oral. Con el ejemplo de padre que tiene, no es de extrañarse. Poco a poco, Becca va emulando el lado autodestructivo de Hank, sin que nadie le ponga un alto. ¿Eso es ser buen padre? Sé que Becca es una chica inteligente, madura para su edad. Eso no significa que esté a salvo de ciertos peligros.

Una vez atendida la emergencia de Becca, Hank llega al bar de su hotel para recibir el trato VIP que tanto impresiona a una mujer. Una madre que está en la ciudad para visitar a su hija, su propio dolor de cabeza. Este factor en común. Como siempre, los encantos de Hank ganan y lleva a la mujer a su cuarto. Tan sencillo como eso. Al día siguiente, la cara de Hank cuando relaciona a esa mujer con Sasha Bingham: la madre. En efecto. La presencia de Julia marca la diferencia de edad entre Hank y Sasha. La pequeña diva entra en crisis a mitad de filmación, así que el escritor encantador va a hablar con ella.. para recibir una cucharada de su propio chocolate. Esa pequeña indomable.

Para Marcy llega la hora de tomar una decisión con respecto al bebé que espera. En la sala del médico, justo antes de ser llamada para realizar el aborto, Karen le hace ver que muy en el fondo quiere a su bebé. Vaya, cuanto lo quiere, si se la ha pasado tomando todo este tiempo. Puede ser su última oportunidad de ser madre o, tal vez, la idea de que el bebé es de Charlie. Ahora está apunto de mudarse con Stu y su intento de sincerarse no sale nada bien: Stu cree que es su bebé. ¿Realmente seguirá el juego?, ¿se quedará con Stu, sin decirle nada a Charlie? Así como a Stu, me sacó de onda ver a Marcy toda quieta, pensativa y sin palabras. Esperemos que Marsters recapacite.

Lights. Camera. Asshole suma otro gran episodio para Californication. Parece que este anti-héroe se ha olvidado del perdón y de sus problemas por un momento. Lo peor es que, cuando menos se lo espere, puede llegar otro golpe que cambie su vida. Como siempre, un guión bien escrito, personajes bien trazados, como extra el cameo de Tommy Lee interpretando Home Sweet Home. Genial acompañamiento para el cierre. Momento favorito: la plática entre Becca y Hank.