[Recap] 4×12 Californication: And Justice for All

[spoiler2]

¡Que rápido se ha pasado la temporada! Doce episodios, doce semanas de este viaje donde Hank Moody busca el perdón por el error que lo llevó a la corte; el perdón de Karen, su mujer -- aunque no sean pareja ahora, sigue siendo el amor de su vida --; el perdón de Becca, su hija, la única persona que por momentos lo mantiene en la tierra; el perdón a si mismo... palabras salidas de su boca en Freeze-Frame, en una plática con Mia. Sin embargo, a pesar de todo lo vivido recientemente, Hank Moody demuestra que será el mismo adolescente en el cuerpo de un escritor sexy que sólo busca problemas.

And Justice for All nos lleva de regreso a la corte. Ahora si vemos a Moody compartiendo algunas palabras en presencia de Becca, Karen, Charlie... hasta Mia se encuentra presente. Todos visiblemente afectados y nerviosos por la sentencia. Por un momento, Hank se comporta como un adulto al mostrar arrepentimiento por avergonzar a su hija y Karen. La sentencia llega a sus oídos como un knock out al pensar en lo peor. Los tres años que se imaginó en la cárcel, con su uniforme naranja -- como me recordó al final de The X-Files --, resultaron en tres años de libertad condicional, una multa y demás horas de servicio comunitario. Después de esta sentencia, el Hank adulto, maduro, se pierde por completo.

¿Qué haces cuando libras la cárcel? Juraba que, después de todo, Hank valoraría a su familia, su hogar, sus amigos -- así como surge esa inquietud en Runkle, al verlos juntos afuera de la casa de Stu --. Por el contrario, el hombre termina en la cama con su abogada. Entiendo que la relación entre ellos ahora puede llegar a algo más, pues ha terminado el caso y ya no tienen esa relación «abogada - cliente». Es cierto que tienen una química increíble, pero nunca será como Hank y Karen. Abby sabe a lo que se enfrenta, una competencia muy difícil y no está dispuesta a tomar el riesgo. La despedida en la alberca deja todo en manos de Hank.

Así Hank y Abby se dirigen a su primera cita, en casa de Stu, donde se encontrarían con Karen y Ben al llegar. Un momento verdaderamente incómodo y, a pesar de eso, salen bien librados gracias a los modales de Ben y la prudencia de Abby. Aquí no entiendo la posición de Karen. Sale con Ben, pero ve mal que Hank salga con Abby. ¿Es por el hecho que sea su abogada?, ¿o es por los celos, por ver como su cuento de hadas se va con otra mujer? Karen reconoce que Abby es una gran mujer, así que hagan sus conclusiones. Por otro lado, Ben demuestra que es un gran hombre al salvar a Hank de una muerte segura. Black Jesus o no, Hank sabe que Karen está en buenas manos.

En casa de Stu pasa de todo. Un día lo depilan al estilo Kardashian, otro hay una cena que incluye: un director hipster, una alocada actriz, un actor con graves problemas, el autor del libro que inspira la película, su abogada, la madre de su hija acompañada por Black Jesus, el representante con una auténtica psicópata -- otra ninfómana --, el productor y su novia embarazada. Un gran momento para recordar; un momento de catarsis que da cierre a varias líneas narrativas. Y todo gracias a Peggy, la mujer llegada de un planeta lejano, según Moody. En serio, ella es el perfecto ejemplo de «esto es demasiado...».

La conversación durante la cena es genial. Mientras Eddie Nero trata de estudiar a los personajes de la película, se desata una locura. Charlie Runkle reconoce que ama y siempre amará a Marcy, algo que "hiere los sentimientos" de Peggy. De ahí, el resto es historia... Puedo mirar una y otra vez esa escena. No sé que fue mejor: Charlie agonizando en dolor, Hank sacando el cuchillo, la cara de Ben o la manera en que Eddie Nero controla a la loca. Al final, me encantó que Marcy haya dicho la verdad sobre su bebé; esta temporada los Runkle se lucieron, sin duda.

Otra escena que vale la pena rescatar es la despedida de Becca, antes de partir al roadtrip con su madre y su nuevo novio. Como siempre, la conversación entre ellos muestra el camino correcto a Hank. Es hora de cerrar círculos, cerrar capítulos y continuar. ¿Cuál será el nuevo rumbo de Moody? La secuencia final nos muestra al personaje, en una retrospectiva, un momento surreal donde reconoce a su familia, a su perdición, en el set de la película. Se escucha You Can't Always Get What You Want, Karen y Becca tienen la esperanza de que el príncipe del cuento llegue por ellas, en lo que Hank seduce a la Karen ficticia, se despide de Mia/Sasha y toma el vehículo sin rumbo fijo.

And Justice for All da cierre a las cuatro temporadas de Californication, como si fuera el final de la serie. Posiblemente se pensó así en producción, pues la temporada quedó enlatada por unos meses -- recuerden se estrenaría en septiembre 2010 y la recorrieron a enero 2011 --. Una parte de mi quiere quedarse con este cierre, la otra buscaría una suerte de epílogo. Lo cierto es que extrañaremos a Hank Moody, su inmadurez, sus aventuras, sus locuras, esas vivencias que le dan material para escribir novelas exitosas como God Hates Us All o Fucking & Punching.