[Recap] 7×14 House: Recession Proof

[spoiler2]

Después de sufrir con Two Stories, House nos entrega un buen episodio que incluye todos los elementos básicos de la serie, detalles que tanto nos gustan: un misterio médico interesante, la contraparte del buen James Wilson, los conflictos entre el equipo de diagnóstico y, especialmente, las ocurrencias de Gregory House. Con el cambio que ha experimentado el personaje principal, la serie muestra una evolución -- para bien o para mal --, un efecto vinculado con la relación Huddy. Recession Proof expone con claridad este cambio y, gracias a esto, nos damos cuenta de algo: House realmente está enamorado.

En Recession Proof, el equipo de diagnóstico de Princeton Plainsboro recibe como paciente a Bert, quien ingresa al hospital después de colapsar en un restaurante, presentando un extraño sarpullido. Mientras se desarrolla su diferencial, House prepara una sorpresa especial para la gala donde Cuddy recibirá un reconocimiento por su trabajo realizado como decano. Chase y Masters tienen una discusión sobre las relaciones de pareja y el papel de la honestidad, mientras que Taub y Foreman resuelven algunos problemas entre ellos.

Por fin House nos regala un «paciente de la semana» con un misterio médico interesante. Tal vez no se enfocan tanto en él, pero está completamente justificado. Bert vive una doble vida y se justifica culpando a la recesión. Ante los ojos de su esposa sigue siendo este importante ejecutivo, que tiene una empresa de bienes raíces. Sin embargo, Bert pierde todo y trabaja en lo que describen como el "santo grial" de las enfermedades: limpieza industrial, que cubre una amplia gama de tareas que involucran desde químicos hasta fluidos corporales; como la limpieza de una escena de crimen. Son tantos los agentes potenciales que el equipo pierde la gran imagen de la situación.

El desarrollo de la diferencial se da como siempre lo hemos visto: se parte de un síntoma, se da un tratamiento y se va cambiando conforme la reacción del paciente. Sólo que en esta ocasión, House se encuentra distraído con otro pendiente: Cuddy, por supuesto. Se realizan las pruebas necesarias y, al final, hace falta tiempo para salvar al paciente. Según las palabras de House, su condición era bastante obvia, pero tanto él como su equipo no fueron capaces de dar con la respuesta. Bert muere dejando a su esposa embarazada, otra terrible consecuencia de la recesión económica, ¿verdad?

Tengo que admitirlo: amé la reacción de House con Masters, cuando ella dice que el paciente está mintiendo. La estudiante de medicina está aprendiendo las mañas de House, pero falta esa vena especial para enfrentar al paciente. En esta ocasión, Masters elige a Chase para trabajar como equipo. Me gusta el contraste logrado con ambos personajes, tanto en lo profesional como en lo personal. Desde la manera de tratar a sus pacientes, hasta su opinión sobre la honestidad y el respeto en pareja. En un momento Chase hace referencia a su relación con Cameron, la cual se desintegró gracias a una mentira; Masters nota como le afecta este recuerdo. La pérdida del paciente los marca, así como al mismo House. Por otro lado, Masters hace un avance importante al reconocer que le cuesta trabajo establecer relaciones con otras personas, ¿cómo hacerlo con sus pacientes?

Hablando de Gregory House, a nivel personal, parece que nadie cree que ha cambiado y como siempre esperan lo peor de él. Me encantó ver a House escondiéndose de Cuddy o Wilson apostando los montos asignados por Cuddy; como si fuesen los viejos tiempos. En cambio House busca al mariachi correcto como sorpresa para Cuddy -- amé la referencia a Juan Gabriel --. Con la muerte de su paciente, House se refugia en un bar, se ahoga en alcohol y llega a una conclusión: su amor y su felicidad lo hacen un peor médico. La escena final es una hermosa declaración de amor incondicional, «If I had to choose between saving everyone and loving you and being happy, I choose you

El toque cómico del episodio queda a cargo de Taub y Foreman o Bert y Ernie como los nombra House. En serio, y se comportan como si fueran los personajes de Sesame Street -- al menos una versión adulta de ellos --. La discusión comienza con una corbata, pasa por una sesión de videojuegos y termina con una cena "envenenada" que los lleva al baño cada cinco minutos. Es cierto que Taub y Foreman nunca serán House y Wilson, pero como nos hacen reír. Foreman pide a Taub que se quede en el departamento; ha pasado mucho tiempo solo y no quiere terminar como en algún momento lo hizo House. Tendremos Bert y Ernie por un rato más.

A mi parecer Recession Proof es un buen episodio, pero dista de ser excelente. El misterio médico resultó interesante y marca la condición actual de cada personaje. Parece que Cuddy todavía anda con cautela en su relación con House, hasta ahora tenía la razón para hacerlo. Por otro lado, ¿realmente creen que House sea un peor médico ahora que está enamorado? Esta pregunta aplica también a la serie en general: ¿creen que la trama Huddy haya afectado a House de manera negativa? En el fondo House siempre será House, sólo me gustaría más equilibrio; realmente extraño los buenos misterios médicos.