[Recap] 7×15 House: Bombshells

[spoiler2]

Lo veíamos venir, tarde o temprano. En Recession Proof reafirmó su amor a Cuddy. Reconoció que estar a su lado lo hace un mal médico. A pesar de esto, House prefirió estar con Cuddy y eso no suena del todo al Gregory House que conocemos. Así estuvimos una semana, con aquella idea, preocupándonos por el peor escenario. ¿Olvidamos que House es un adicto?, ¿olvidamos que los adictos son propensos a las recaídas?, ¿en serio pensaban que House se iba a curar así de la nada, con puro amor? Gracias a Bombshells entendemos mejor esta relación, mientras llegamos a lo inevitable, algo que el mismo House veía venir.

Bombshells intenta mantener el esquema de la serie. Tenemos un paciente de la semana -- en esta ocasión llega a un segundo plano -- y tenemos la línea referente a la relación Huddy, lo que tiene más peso en el episodio. A su vez da gusto que la producción realizó algo distinto y bien logrado. Las secuencias de los sueños, las cinco escenas con homenaje incluido: el sitcom haciendo referencia a Two and a Half Men; la película de terror con zombis -- Foreman zombi, priceless --; el *western homenaje a Butch Cassidy and the Sundance Kid; la comedia clásica y el musical que, por cierto, no se ustedes pero a mi me recordó en estilo a Across the Universe, la secuencia de Being For The Benefit Of Mr. Kite.

El episodio comienza, de manera atípica, con una broma matutina de House y Cuddy notando sangre en su orina. Desde aquí se hace notar esta historia como la principal. Cuddy se somete a diversos estudios para saber qué tiene; ante los ojos de House, la mujer tiene una reacción hipocondriaca como ocurrió con su madre -- en Family Practice --. Aún así House está preocupado, corriendo su propia diferencial mientras el equipo se encarga del paciente. Y, desde el inicio, House percibe esa sensación de muerte, no en Cuddy, sino en la relación inestable entre ellos.

A nivel emocional, Cuddy vive prácticamente sola todo el proceso. Arregla su testamento, asigna a su hermana como tutor de Rachel, se practica estudios. A su lado vemos a Wilson, más como médico que como amigo; también a Chase, enviado por House, pues parece que no quiere enfrentar la realidad. Mientras tanto Cuddy mantiene la esperanza de que su novio aparecerá y lo hace cuando el diagnóstico señala lo peor. Su comportamiento egoísta se queda de lado ante la posibilidad de perderla. Ironía de la vida. Pero hay algo más que sólo Cuddy podía ver.

En los sueños de Cuddy siempre hay una constante, como si su subconsciente le mandara un mensaje: a House siempre se le ve con dulces. Si recordamos en Recession Proof, House tiene una probada de vicodina -- hasta sostuve la respiración al verlo, como si estuviera cometiendo suicidio --. Ante la posibilidad de perder a Cuddy, el hombre tomó una pastilla y lo reconoce. Es cierto lo que dice Cuddy, la vicodina es su forma de liberar el dolor, no sólo físico, sino emocional. House huye del dolor, siendo esa característica que nos hace humanos. Una actitud egoísta que, al final los separa. Lo cierto es que, a pesar de todo, House siempre amará a Cuddy y viceversa.

En cuanto a Wilson, me pareció importante su posición ante la relación. Sí, es amigo de ambos, pero no se podía meter en sus decisiones. House tuvo la oportunidad de resolver sus problemas solo, Cuddy tuvo la oportunidad de pensar claramente lo que ocurría. Tal vez ahora Wilson pueda estar para House como antes, como los amigos que son y vaya que nos hace falta un poco de bromance. Se extraña. Veremos si House acepta la ayuda de su amigo; recuerden que House quiso ayudar a Wilson cuando terminó su relación.

El paciente de la semana es un chico altamente perturbado, que tiene una infección como reacción a cuerpos extraños que entraron a su cuerpo después de una explosión. El desarrollo del caso resultó interesante. Taub crea una conexión con el chico, sintiéndose reflejado. Falta al principio fundamental al trabajar con House: todo mundo miente. Cuando se da cuenta de su error, Taub enfrenta a un dilema ético y moral con las cintas que encontró del chico, un peligro potencial para su escuela, para sus compañeros. A pesar de quedar en segundo plano, me agrado tener un contrapeso con Taub en especial.

Un episodio distinto, que marca el final de Huddy. Hay que aceptar que nos acostumbramos a la relación, sin embargo, es bueno regresar al origen. House de nuevo en vicodina, es el House que conocemos y amamos. ¿Qué tan fuerte pegará la recaída?, ¿cuál será el nuevo fondo para Gregory House? Lo veremos en el siguiente episodio.