Motivos para ver Secret Diary of a Call Girl

Esta semana hemos tenido que despedirnos de Secret Diary of a Call Girl, la serie británica basada en el blog y libro de Belle de Jour, que cuenta las divertidas y sensuales aventuras de una prostituta de lujo en Londres. A mi la serie me conquistó desde el primer momento y lo cierto es que cuenta con muchas virtudes y casi ningún defecto. Una serie fresca, dinámica, divertida, emocionante. Me gustaría comentaros algunos motivos, más que válidos, para darle una oportunidad a Hannah y sus clientes, sus amigos y su familia.

Hannah/Belle (Billie Piper)

Tengo que admitir que la rubia actriz nunca me acabó de convencer como companion del Doctor en la dos primeras temporadas de la nueva Doctor Who. Así que cuando empecé a ver Secret Diary of a Call Girl tenía bastantes reticencias debido a que ella era la protagonista. Sin embargo, en seguida me hizo olvidar sus correrías por el espacio y el tiempo en la TARDIS, porque su Hannah/Belle es una composición brillante, natural y simpática de una prostitura que disfruta de su trabajo. Ella ha elegido esa profesión e intenta equilibrar una vida personal discreta con amigos y familia con una profesión que le exige mucho.

Hannah/Belle habla mucho a cámara para comentar impresiones sobre sus clientes, sobre sus emociones y sobre sus acciones. Nos explica cosas, se justifica a veces, nos sonríe picaramente, nos mira con sus inmensos ojos en silencio cuando está triste. Este recurso nos transforma en cómplices, nos acerca a ella y la humaniza. Somos sus confidentes y eso nos encanta.

Hannah es la chica normal que sale con sus amigos, que tiene familia, inteligente, divertida, espontánea. Belle es su alter ego para el trabajo, una mujer sensual, que disfruta con el sexo, que no sólo se acuesta con los hombres sino que también los ayuda y que, además, es muy buena en lo que hace. La fusión de ambas da como resultado un personaje principal muy rico alrededor del que se orquesta toda la serie.

El sexo

Sin tapujos, sin medias tintas, sin miedo a decir lo que es ni miedo a disfrutar de él. El sexo está muy presente en la serie, las peticiones de los clientes de Belle son de toda clase, trios, orgías, fetichismo, sexo oral, anal, juguetes, sadomasoquismo, voyerismo... Belle es un profesional que da a sus clientes lo que le piden. A parte de hablar de sexo se muestra, de manera más o menos explícita, con muy buen gusto. Hay escenas muy divertidas (debido a las preferencias de algunos de los hombres que pasan por las manos de Belle). Se nota que quieren dar una imagen positiva y abierta de la sexualidad. Casi nunca se juzgan las tendencias o preferencias sexuales de los personajes porque a cada uno le gusta lo que le gusta, y en el sexo todos tenemos manías, fetiches o rarezas.

Brevedad

Me parece increíble que en temporadas de ocho capítulos de 22 minutos de duración cada uno, los guionistas sean capaces de contar tanto. Cada temporada tiene un leit motiv, hay un principio, un nudo y un desenlace. Todo perfectamente orquestrado, ni sobra ni falta. Luego pienso en las series de 22 capítulos y cuarenta minutos del otro lado del charco que no avanzan en las tramas, que suelen volver a caer en lo mismo una y otra vez y me sorprende que no sean capaces de ser tan directos, concisos y concretos como los artífices de Secret Diary of a Call Girl. A veces una frase, una sonrisa o una mirada de la protagonista dice más que veinte líneas de diálogo.

Gracias a esto la serie se puede disfrutar en una semana. Os animo a que lo hagáis.

Todos podemos disfrutarla

Cuando hablo de esta serie con hombres inmediatamente me dicen "es una serie para chicas". Puede que si pero yo estoy convencida de que los hombres pueden disfrutar de esta serie inglesa igual o más que una mujer. La protagonista es mujer, se habla mucho del mundo femenino, se explora la sexualidad (tanto masculina como femenina). La serie es muy inteligente, fresca, divertida y en ciertos puntos dramática, dado que no todo en la vida es bueno. Todos estos elementos, sé que en principio, pueden echar para atrás a más de uno, pero al menos podrían plantearse darle una oportunidad, ver el piloto. Tal vez descubran que "una serie para chicas" también puede ser para chicos.

Foto: Fan Pop