Un capítulo inolvidable en Angel

Angel, spin off de Buffy The Vampire Slayer tuvo una vida algo irregular. Su primera temporada no fue una gran cosa, la segunda mejoró bastante pero aún faltaban cosas por pulir. La tercera temporada fue la mejor, casi todos los fans están de acuerdo en este tema. La cuarta temporada fue tan mediocre que muchos pidieron la cancelación a gritos. La quinta y última temporada resultó un tanto precipitada pero muy divertida, gracias, en gran parte, a la presencia de Spike (James Marsters). A lo largo de sus 110 capítulos hubo algunos buenos, otros malos, muchos simpáticos, bastantes deprimentes pero hubo uno, uno en concreto que a mi me parece sencillamente genial. Es un capítulo tremendamente divertido, que según cuentan, fue una pesadilla logística a la hora de grabar pero todos los implicados dicen, con una sonrisa de oreja a oreja, que valió la pena.

El capítulo del que os hablo es Smile Time y se emitió durante la quinta temporada de la serie. Fue dirigido por Ben Edlund quien también participó junto a Joss Whedon en la escritura del guión. El episodio fue nominado ha varios premios.

La trama empieza cuando unos niños son ingresados en el hospital. Se desconoce la causa de su mal pero el espectador sabe desde el principio que la culpa la tienen unos muñecos de trapo de un programa infantil. Fred (Amy Acker) investiga un poco y ser percata de que el programa en cuestión Smile Time no es tan inocente e inocuo como podría parecer. Así que Angel (David Boreanaz) va a los estudios de grabación durante la noche para investigar un poco. Allí recibe un golpe de energía que emana de un extraño objeto con forma de huevo y cuando recupera la consciencia resulta que se ha transformado en ....un muñeco de trapo.

Tras la transformación Angel regresa a las oficinas donde se rehuye a todo el mundo hasta que, finalmente, debe hablar con Fred, Wesley y Gunn de lo que le ha sucedido. La reacción de Fred ante el muñequito es encantadora. Poco después aparece Spike. Es genial ver toda la mala leche de Angel concentrada en un pequeño muñeco de trapo.

Y para rematar un día perfecto, Angel le explica a una chica que le interesa, quien además es una mujer lobo, lo que le ha sucedido. Sin embargo, no se percata de que ella acaba de transformarse y termina bastante magullado. Lorne (Andy Hallet) lo encuentra y pide ayuda a gritos:

Is there a Gepetto in the house?

Lo que pasa después apenas importa porque lo mejor es ver al muñequito ir de aquí para allá, intentando hacer su trabajo bajo su nuevo aspecto y bregando con las dificultades de tener una nariz que se despega. Smile Time puede verse sin haber visto previamente la serie, es un capítulo independiente. Yo lo encuentro tremendamente original y divertido. Os animo a todos/as a verlo. Ya me contaréis.

PD: Por cierto, el muñequito de Angel lo podéis comprar.

Foto: Disparue