[Recap] 3×02 United States of Tara: Crackerjack

[spoiler2]

He de confesaros que el final de este segundo capítulo me ha hecho llorar. Tara pasa su primer día en la facultad pero, tal y como esperábamos, tiene problemas con su profesor de psicología debido a una de sus personalidades. Max debe lidiar con una difícil decisión laboral. Y los hijos se enfrentan a sus propios problemas; afrontan retos que les ayudarán a madurar.

El segundo capítulo supone el regreso a Tara a la tan temida universidad. Su primer día no podía ser más descorazonador para ella a pesar del maravilloso apoyo familiar que recibe. Nada más entrar en el aula, Shoshana hace acto de presencia y se presenta como la profesora de la asignatura. La farsa dura hasta que el profesor (Eddie Izzard) llega a su clase y al verle, Tara regresa para salir corriendo de la clase sin mirar atrás.

Max, decide ante la sangría de clientes que está teniendo, presentarse en las oficinas de la empresa competidora. Allí recibe una oferta que no rechazará, les venderá su empresa y se unirá a ellos. Lo que supone que tendrá que despedir a Neil. Cuando le dice a su amigo que se ha quedado sin empleo, Neil le ve las orejas al lobo, tiene miedo sobre todo por Charmaine y el bebé, y se enfada con Max, ya que considera una traición que lo deje en la estacada. Ambos amigos terminan el capítulo discutiendo en términos bastante duros y alejándose el uno del otro.

Mientras los adultos intentan arreglar sus problemas vemos como los jóvenes tienen que lidiar con los suyos. Kate quiere ir a dar clases de inglés a Japón con una asociación pero sus padres, principalmente Tara, no parecen muy convencidos y no la apoyan. Marshall y su pareja están en una clase y deben hacer un corto, no les parece justo que el profesor ponga a los gays en el mismo grupo de trabajo ni que espere de ellos algo “vanguardista, original y rompedor” simplemente por el hecho de ser gays. El corto que preparan es bastante violento.

Tara después del desastre del primer día decide sincerarse con el profesor y hablarle de su enfermedad. En su despacho le confiesa que tiene un trastorno de la personalidad y que de cuando en cuando cambia. Al día siguiente Hatterras la usa como ejemplo en clase, promulga abiertamente que no cree en la enfermedad y la humilla. Al salir Tara le pide que no lo haga, que ha sido descortés, desconsiderado y que ella no merece ese tipo de trato. El desprecio del profesor provoca la aparición de T que sale del campus dando bastante la nota. Es interesante ver como Tara no es capaz de sobrellevar una crítica a su situación. Tal vez el profesor podría ser más delicado pero lo que dice tiene mucho sentido, para él. Seguramente el trato con Tara y sus personalidades le haga cambiar, a la larga, de opinión.

Hay un momento en el capítulo que me ha gustado mucho, Marshall y Kate hablando. La intimidad y el cariño entre los dos hermanos queda en evidencia en esta secuencia. Ambos se apoyan mútuamente. Tener una madre como Tara no es fácil pero es más sencillo si tienes en tu hermano/a una ayuda.

El final del capítulo me provocó un nudo en el estómago. Kate está en casa, esperando a su madre para hablar del asunto de Japón, pero quien aparece es T. Ambas hablan en la cocina, T quiere salir, Kate no se lo permitirá porque no quiere que arruine lo que su madre está construyendo, no quiere que por una niñata egoísta (T) sufra. Así que intenta detenerla. T le pega y le hace sangre. Kate la sigue al jardín y consigue reducirla. Le grita, la sujeta con fuerza y entonces, Tara, reaparece. La cara de incredulidad de la madre, lo compungida que se muestra Kate cuando se da cuenta de que Tara ha vuelto... te parte el corazón. Ambas se quedan tumbadas en la hierba y aclaran que Kate podrá probar con su aventura en Japón. Se abrazan y lloran. Y yo también porque hay tanta tristeza, tanto miedo y tanto dolor en esa escena que se te pone la carne de gallina.

Un fantástico segundo episodio. Si esto sigue así creo que podremos decir que puede que esta sea la mejor temporada de la serie. Ya veremos, no quiero adelantarme pero los dos primeros capítulos han sido sensacionales.