[Recap] 3×03 Nurse Jackie: Play Me

[spoiler2]

Que el episodio empiece con Optimistic Voices de The Wizard of Oz hacía presagiar que el episodio sería, cuanto menos, peculiar. Como dice la canción, Jackie intenta dejar atrás la oscuridad y acercarse a la luz o, al menos, que su marido Kevin así lo crea. Se esfuerza en comportarse como la ama de casa perfecta e incluso sustituye su café matutino por un té pero, eso sí, no puede dejar de tomar sus pastillas. Y no me extraña.


Y es que, por si no tuviera suficiente con lo que tiene, ahora se muda a su casa la alocada de su cuñada Tunie, que promete ser un dolor de cabeza más para Jackie más que una ayuda. Tunie dice estar del lado de Jackie en cuanto a lo del intento de intervención aunque intuyo que esto se debe a que ella misma ha tenido que soportar alguna charla de su hermano. Pero lo mejor de todo es que Gracie y Fi parecen estar acostumbradas a que su tía aparezca borracha de madrugada en su habitación y se marche antes de que sus padres se enteren.

Tunie parece que llega para quedarse una temporada pero ¿cómo le sentará a Jackie que Kevin quiera liarla con Eddie? ¿Despertará sus celos? Espero que sí, pero sobre todo quiero ver a Eddie en otra actitud que no sea la de perrito faldero de Jackie que mueve la colita contento con cualquier muestra de cariño suya. Arrastrándose no conseguirá nada pero despertando el monstruo de los celos tal vez tenga alguna oportunidad.

El que también anda locamente enamorado es Lenny pero Zoey siente que la presiona demasiado. El pobre es un romántico pero le fallan las formas. Meter una llave en un bocadillo de atún podría ser un buen gesto pero, como Zoey, tampoco me gusta que me metan nada en la comida, llamadme rara. Claro está que, en su caso, su malestar va más allá de un empaste roto porque ésta siente que Lenny la está presionando demasiado. Por suerte, la joven enfermera tiene a Dios para desahogarse y evitar la tentación de apuñalarlo en el cuello con un tenedor, aunque éste intente aprovechar la ocasión para pedirle una cita. Por cierto, ¿existe alguna manera mejor de rechazar una invitación que decir que sería demasiada presión salir con Dios? Me encantan estas salidas ingeniosas de Zoey.

Los casos médicos esta semana no han tenido demasiada implicación con la trama. Los vendedores de salchichas y la mujer que necesita ser operada tan sólo han servido para que Jackie vuelva a demostrar que sin ella urgencias se hunde. Aunque no deja de ser curioso que en este último caso se ponga de parte del marido judío ortodoxo aún poniendo en peligro la salud de la paciente. Elige las creencias por encima de la ciencia, algo que, en el fondo, va bastante con Jackie.

Por otro lado tenemos a Cooper suplicándole a Thor que le ayude a ganar a los médicos de arriba en la liga fantástica de fútbol y, sobre todo, a una Akalitus con problemas burocráticos, aunque esta vez no será nada fácil salir del embrollo porque con la iglesia hemos topado. Si a sus All Sants le quitan sus santos y le desconsagran su capilla, la van a hundir. Pero apuesto lo que sea a que Akalitus no se resignará a perder la identidad de hospital y luchará con uñas y dientes para quedarse con las imágenes (y no dudará en utilizar la carta Michelle Obama).

Y por último, tenemos la visita del hombre al que Jackie le robar un buen puñado de pastillas la temporada pasada. A pesar de lo que parece, no vuelve en busca de venganza sino que dice querer ayudarla a tocar fondo para que sea ella misma la que suplique ayuda para salir de la espiral de autodestrucción en la que está inmersa. Jackie, con razón, corre despavorida de su extraña oferta pero me inquieta que el final de temporada vaya por ese camino. O si no, ¿Por qué traer de nuevo a este personaje? ¿Qué os parece, tendremos una Jackie queriendo recuperarse?