[Recap] 3×03 United States of Tara: The Full Fuck You Finger

Sigo añorando la magnífica intro de esta serie. De verdad que era una de las cosas que más me gustaban pero, no puedo hacer nada. Este tercer capítulo ha sido muy bueno. Hemos visto a Kate tomar una decisión, impulsiva tal vez, precipitada seguro, pero una decisión al fin y al cabo. Max enfrentándose a su pasado familiar. Y Charmaine sufriendo en el aparcamiento de un supermercado. Veamos.

El capítulo empieza con Kate marchándose a Osaka sin despedirse de su familia. Deja una carta de despedida, original y divertida. Muy de su estilo. No poder despedirse de ella toma a la familia por sorpresa. Sobre todo a Tara, quien no está digiriendo muy bien que su niña se vaya. Entre esto, la universidad, la casa, la fiesta pre-parto de Charmaine y las cosas de la vida diaria, la pobre Tara está agotada.

Pero Kate no se irá muy lejos, estando en el aeropuerto se entera del terremoto de Osaka. Así que regresa al hogar. Le ofrecen un nuevo destino, Niigata. Entusiasmada se prepara para volar hacia allí, su futuro, su aventura. Sin embargo, un encuentro con una azafata en el cuarto de baño del aeropuerto y su loca cabecita, la hacen retroceder en el último momento. Kate no se va a Japón. ¿Qué hará entonces? ¿Se inscribirá en un curso de asistente de vuelo? Yo le veo futuro surcando los aires.

¿Recordáis que Buck, en el primer capítulo, iba, pistola en mano, a una casa buscando a Bryce Craine? Pues bien, ha vuelto a las andadas. En un momento de agotamiento de Tara ha conseguido salir y sigue buscando venganza. A la larga esto va a desembocar, tiene toda la pinta, en un gran problema. Pero también me corroe la duda, ¿logrará Buck encontrar al hombre que abusó de Tara siendo niña?

Max por su parte, debe seguir con el proceso de venta de la empresa. Para ello necesita que su madre le firme unos documentos. Así que va a verla. La madre es Frances Conroy (Six Feet Under), y debe de ser bastante peculiar ya que Max es bastante reacio a visitarla. Es más, llevaba casi dos años sin ir a su casa y cuando entra descubre que la pobre mujer ha estado acumulando cosas en el interior. Posible síndrome de Diógenes a la vista. Lo que le faltaba a Max. Así que un par de días después regresa con Marshall para hacer limpiar el lugar. Durante el tiempo que pasan allí nos enteraremos de que el padre de Max, los abandonó, y Marshall le pregunta a su padre si alguna vez él ha estado tentado a hacer lo mismo.

Marshall, un adolescente excepcional, se sienta con su abuela, a la que ve muy poco, en una habitación decorada con motivos navideños. A la abuela Sandy le encanta la Navidad. La conversación entre ellos, en esa surrealista habitación, es maravillosa. Ambos actores están terriblemente creíbles y cercanos en esta escena.

Y vayamos a por Charmaine. Está histérica e inaguantable. Este personaje, es junto con Debra Morgan de Dexter, uno de los más maleducados que he visto en pantalla. Me costó mucho cogerle cariño pero sus excentricidades, sus tacos, su mala leche y su inmenso amor por Tara me fueron ganando lentamente. En este capítulo comparte un momento muy interesante con Alice, una de las personalidades de Tara. Cuando Alice siente al bebé de Charmaine dar una patada desaparece rápidamente, como si ese encuentro con una nueva vida fuese demasiado para ella.

Charmaine es la culpable de que al final del capítulo, cuando está junto a su hermana en el supermercado haciendo la compra, T aparezca. Una de las personalidades menos agradables de Tara y una de las más peligrosas. Cuando T coge el coche para marcharse del supermercado Charmaine se planta delante, suplicando a su hermana que aparezca. Una escena muy fuerte que nos lleva de cabeza al final del capítulo donde presenciamos a la vez, un plano muy audaz, un accidente y el momento en que una mujer rompe aguas.

El final ha sido tan impactante que me he quedado unos segundos con la boca abierta mirando la pantalla. ¿Tara estará bien? ¿Charmaine y el bebé? ¿Culpará Charmaine a Tara por lo sucedido? No puedo esperar una semana. En otro orden de cosas, me ha encantado ver a Frances Conroy, esta mujer es genial en todo lo que hace y realmente ha tenido un momento impagable junto a Marshall. Espero verla más.