La larga sombra de Jack Bauer

Los refranes, de tanto usarlos, al final acaban perdiendo un poco su sentido pero a lo largo de las últimas horas seguro que a muchos se nos ha pasado por la mente en algún momento el tan socorrido «la realidad supera a la ficción». Pero es curioso como, cuando sucede algo importante, no podemos evitar comparar la realidad que estamos viendo con la ficción que hemos visto anteriormente y que nos es mucho más cercana. El caso de la muerte de Osama Bin Laden es un claro ejemplo de ello.

A lo largo del pasado 2 de mayo, en Twitter no se hablaba de otra cosa que de la muerte del líder de Al Qaeda, así que era de esperar que los trending topics globales los copasen Barak Obama, Bin Laden o incluso Sadam Hussein. Pero la sorpresa saltó cuando, de repente, se coló entre estos nombres el de Jack Bauer, el incansable agente de la CTU -- Counter Terrorist Unit, por sus siglas en inglés --, protagonista de 24 y, para muchos norteamericanos, símbolo de la lucha antiterrorista.

Así pues, no es de extrañar que la red se llenase de comentarios ingeniosos y chascarrillos a cuenta de Jack Bauer y su conocida actitud despiadada con todo terrorista que se cruzase en su camino. La lista es larguísima y, además, no para de actualizarse. Tan sólo hace falta echar un vistazo a Twitter para comprobarlo o a los JackBauerFacts. Y es que, a falta de héroes reales que den la cara, bueno es Bauer de ficción.

Es evidente que 24 nació bajo el influjo del 11-S ocurrido tan sólo dos meses antes y durante años fue un reflejo de la paranoia generada tras el atentado, pero no ha sido el único referente utilizado en las últimas horas. Al ver a Obama en sus comparecencias de prensa es inevitable pensar en The West Wing e incluso algunos han comparado el hecho de que se hayan deshecho del cadáver de Bin Laden tirándolo al mar con el método similar que suele utilizar Dexter. No es que vayamos a confundir la realidad con la ficción, no tiene nada que ver, pero como buenos homo videns que somos, nuestros referentes en estos casos son, por suerte, tan sólo audiovisuales y al menos nos sirven para poner un poco de humor a un momento como este, que falta nos hace.