Los hermanos Scott preparan una serie de piratas

Yo no sé si es que con el tiempo y la saturación les he ido cogiendo manía pero no soy capaz de entender esta avalancha de piratas que sufrimos periódicamente, y que suele coincidir con los estrenos de los diferentes films de la saga de Pirates of the Carribbean. Y como es natural, la televisión no es ajena a esta fiebre y primero fue el proyecto Port Royal, la serie que tienen en preparación FOX Internacional Channels y FX producida por Graham King y Gale Anne Hurd con piratas como protagonistas, y ahora le toca el turno a los Pyrates, el nuevo proyecto producido por Ridley y Tony Scott.

La cadena FOX ya se ha mostrado interesada y actualmente se encuentra en negociaciones para hacerse con esta serie concebida como un evento limitado a una temporada y que se emitiría en verano del 2012. Basada en hechos históricos y ambientada en la edad de oro de la piratería, su creador es el veterano Barry Schindel (Law & Order y Numbers), y según ellos será un retrato descarnado de los hombres y mujeres que llevaron a cabo el que se considera el mayor robo de la historia de la piratería: la captura de la flota española que se dirigía a España cargada de plata en 1628.

Dada la complejidad del proyecto, se está barajando la posibilidad de que se convierta en una coproducción internacional pero ya se están buscando localizaciones en el Caribe y Australia. Eso sí, todavía está por ver si el proyecto sigue adelante porque la verdad es que no creo que sea el mejor momento para embarcarse en un proyecto tan costoso y aparatoso como este (si es que se quiere hacer bien).

En España actualmente tenemos el caso de la producción de Telecinco Piratas, que pese a las expectativas de algunos (no mías), está resultando un desastre de audiencia y crítica. Está claro que las comparaciones son odiosas y que contar con Stephen Hopkins (24) como director del piloto ya es una garantía de calidad, pero es que, en general, este tipo de series tienen mucho de cartón piedra mal disimulado porque el presupuesto no da para más. ¿Serán capaces los Scott de de dignificar el género de piratas en televisión?