[Recap] 1×05 The Borgias: The Borgias in Love

Tras la suntuosa boda de Lucrezia la hermosa joven vive atrapada en una pesadilla. Mientras Della Rovere viaja a Milán y en Roma, César cae rendido a los pies de una joven a la que conoció en la boda de su hermana. El Papa continúa entretejiendo su red de contactos y aumentando su poder a través de alianzas. No está dispuesto a que nada ni nadie le arrebate el trono de San Pedro.

Lucrezia y su marido. Ella ha pasado la noche llorando tras perder la virginidad de manera brutal. Él le deja claro que lo suyo no es más que un matrimonio de conveniencia, que no tienen que verse durante el día y que simplemente cumplirá con sus deberes maritales en el lecho cada noche. Como si fuese un trabajo. Lucrezia sufrirá en silencio. Cada mañana amanece con moretones y dolorida. Su criada, Francesca, y el mozo de las cuadras, Paolo, intentarán ayudarla, hacer su vida más fácil. Es evidente la atracción que surge entre el joven Paolo y Lucrezia. Para ayudar a su señora, Paolo arreglará la silla de montar del Sforza, así durante una cacería caerá del caballo rompiéndose una pierna. La cara de satisfacción de Lucrezia lo dice todo. Las cosas estarán más tranquilas, por un tiempo al menos.

En Roma, el Papa habla con su vicecanciller, el cardenal Sforza, primo del marido de Lucrezia y del duque de Milán, quiere saber si su papado cuenta con el apoyo del duque, apodado El Moro. Además, sabe que Della Rovere ha dejado Florencia y que se ha dirigido hacia Milán. Teme que llegue a Francia y pida ayuda al rey. Nada podrían hacer los ejércitos del Vaticano contra la fuerza de ataque francesa. Así que decide enviar a Césara Florencia para pactar con los Medici. ¿Qué ofrecerles? Acabar con Savonarola, el predicador que ataca la riqueza de la prominente familia. Una excomunión y una hoguera. Cesar habla con Maquiavelo, quiere saber que quería Della Rovere, que les ofreció, que pactaron. A cambio el fin de Savonarola. Maquiavelo se sorprende de la astucia del cardenal Borgia y le cuenta lo que sabe.

Della Rovere sigue su camino hacia el norte y ya está en Milán, ha contactado con El Moro, el temible duque. Este hombre, astuto y despiadado, tiene encerrado a su sobrino, quien también aspiraba al ducado, en una mazmorra. El vicecanciller viajará para pedirle que apoye al Papa o sino las aspiraciones de su sobrino sobre el ducado de Milán serán escuchadas. El Moro envenerá al joven delante del vicecanciller, no se doblegará a las peticiones de los Borgia y dejará pasar al ejército francés por su territorio. Esta falta de apoyo por parte de Milán puede ser decisiva para el futuro del papado de Alejandro VI.

El Papa, sigue ampliando sus contactos, esta vez necesita que sea Juan el que se case y le buscan mujer por todas las casas reales de Europa. Hay varias candidatas pero a Alejandro VI le parece más apetecible que se case con Sancha, la hija ilegítima del rey de Nápoles, ante la negativa de Juan decide que sea su hijo menor quien lo haga. Nápoles es un pedazo de tierra de lo más apetecible. España y Francia reclaman su propiedad, mientras que el rey actual intenta mantener su independencia. Una boda entre el poder de Roma y el de la familia real napolitana, sería muy beneficioso.

César ha caído rendido a los pies de una hermosa dama. Sin embargo, Ursula Bonadeo está casada y le pide amablemente, vehementemente que no luche contra su marido. Teme por la vida del cardenal. Hay muchísíma pasión en sus encuentros. Ursula intenta luchar contra la atracción que ejerce el joven Borgia sobre ella pero no puede. Él también lo intenta pero está totalmente prendado. Durante el capítulo se verán varias veces, ella siempre intentando hacerle olvidar el agravio de su marido, César animándola a dar el paso que los acerque.

Por desgracia, César no puede casarse, está atado por las leyes eclesiásticas. Su madre le anima a desafiar al Papa y dejar la vida eclesiástica para así poder casarse y ser realmente feliz. ¿Se atreverá algún día? La ira de Alejandro VI puede ser temible. ¿Osará desobedecer y truncar los planes de su padre? César decide que debe liberar a la mujer que ama de un matrimonio infeliz y de paso castigar al hombre que ofendió a su madre. Pedirá a Micheletto que le entrene con la espada, tras unas sesiones se enfrentará con ese hombre y lo matará en la calle. Él y Micheletto se desharán de su cadáver tirándolo al río.

Ha sido un capítulo interesante. Me encanta como se nos muestran los juegos de poder y políticos de la época, como usaban los matrimonios como cabos para atar fuertemente alianzas y como siempre hay personajes que pueden romper los esquemas de los planes, como El Moro o Savonarola. Lucrezia parece que empieza a darse cuenta del poder que conlleva la belleza y está aprendiendo a usarlo a su favor. El Papa continúa con su relación con Giulia Farnese, apenas hemos visto a Vanozza. Lástima porque me parece un personaje interesantísimo. Juan por su parte, no tiene ni creo que tenga nunca, el protagonismo que tiene César en la historia.