[Recap] 1×06 The Killing: What You Have Left

[spoiler2]

Es lo que tienen las series con tantos sospechosos, que aunque parece que hayan encontrado al culpable, los espectadores seguimos pensando que hay gato encerrado y no nos lo acabamos de creer. Y después de haber visto este episodio, sinceramente, no sé qué pensar. Las pistas señalan cuán luces de neón directamente hacia Bennet pero yo no puedo evitar sentir que no puede ser tan fácil, básicamente porque aún tenemos siete episodios por delante.

Como ya comenté en el recap del episodio de la semana pasada, Bennet parece tan culpable que tiene que ser inocente, pero eso no quita que tal vez sepa bastante más de lo que dice. Esta memoria selectiva suya que olvida que Rosie ha ido a su casa sólo puede significar que podría estar encubriendo a alguien, que bien podría ser su embarazadísima esposa. No sé quién es la mujer que vio el muy oportuno vecino mirón pero reconozco que por un momento pensé en Gwen, aunque seguramente es porque sigo teniendo la sensación de que esconde algo.

Sea Bennet culpable o no, ahora mismo tiene un problema mayor que la policía. Stan está convencido de que es el culpable y pretende hacérselo pagar. Gracias al personaje misterioso con el que habla Holder sabemos que tiene un pasado como matón de la mafia polaca así que difícilmente le temblará la mano con Bennet. Por tanto, todo dependerá de que alguien o algo se lo impida.

Por cierto, no sé si es cosa mía pero también me parece sospechoso el comportamiento de Belko, el empleado de Stan que le cuenta lo de Bennet. ¿Por qué se mosquea tanto la hermana de Mitch y le recuerda que no forma parte de la familia? Y ya que estamos, ¿qué hay entre ésta y el padre de Jasper? La reacción tanto de una como del otro sugiere que podrían haber mantenido una relación que no acabó bien.

Por otro lado, tengo que decir que Richmond y su trama política me está empezando a mosquear. Como bien le dice el padre de Gwen, tal parece que no quiere ganar las elecciones porque la manera que tiene de caer en la burda trama del alcalde en el debate no dice demasiado de él ni de sus aspiraciones. ¿Vale la pena jugarse la cabeza de esa manera por un tipo que ni te va ni te viene? Es raro, raro.

En cuanto a Holder y Linden, me encanta y me exaspera a partes iguales que nos vayan dosificando la información sobre ellos. Holder, además de tener un peculiar gusto en moda, aún nos tiene que explicar quién es el tipo con el que se sincera sobre sus dos yoes y por qué le da dinero. Al menos sabemos que está bien relacionado viendo que conoce el pasado de Stan. ¿Será alguien de la alcaldía? Es que, no sé por qué, pero sigo pensando que el alcalde (o alguien de su equipo) tiene un interés en el caso más allá de dañar la campaña de Richmond.

Por último, el pasado de Linden cada vez me intriga más ahora que sabemos que su amiga Regi fue su antigua trabajadora social. ¿Qué fue lo que la traumatizó tan profundamente a los quince años? ¿Y a qué se refiere con que puede volver a perderlo? Muchas, múchisimas preguntas aún sin responder así que paciencia, que todavía estamos en el sexto día.