[Recap] 2×24 Community: For a Few Paintballs More

[spoiler2]

P Day Part Two. A Fist Full of Paintballs fuimos testigos de una lucha de paintball con aroma de western que supo a poco, pero no por su baja calidad, sino más bien por todo lo contrario. Originariamente, esta season finale fue concebida como un episodio doble, pero para nuestra desgracia, algún directivo desconsiderado de la NBC decidió que era mejor separarla en dos.

Pero vayamos al tema del episodio. Las escenas finales del episodio anterior ya sugerían que el episodio de esta semana podría dar un giro y hacer un homenaje a Star Wars, y no nos han decepcionado. Reconozco que cuando vi la cabecera modificada no pude evitar ponerme a aplaudir de la emoción y es que tarde o temprano este episodio tenía que llegar, y nos lo estaban guardando para el final de temporada (y que pudo haber sido el final de la serie).

For a Few Paintballs More vuelve a centrarse en la importancia de la amistad, y más concretamente de cómo la unión hace la fuerza. Los estudiantes que en A Fist Full of Paintballs luchaban a muerte unos contra otros por un buen puñado de dólares, se ven obligados a unirse para luchar contra el Imperio del City College capitaneado por Speck.

Pero antes hay que organizarse, y Troy y Jeff dan un paso al frente, aunque al final es Annie la que pone un poco de orden y consigue contentar a todos poniendo de nuevo de manifiesto lo que ha crecido su personaje. Con Troy’s Awesome Plan y Actual Operation, los estudiantes de Greendale se lanzan a una guerra (casi) suicida contra las poderosas tropas de asalto imperiales, y nos regalan unas imágenes llenas de épica y con balas de pintura por doquier.

Y cuando parecía que la masacre era inevitable, para sorpresa de todos aparece de la nada un Pierce infiltrado que acaba ganándole la partida a todos de la única manera que sabe: haciendo trampas. Con su táctica infalible de fingir un infarto que tan bien le funcionó con el personaje interpretado por Josh Holloway, consigue redimirse y vuelve a ser aceptado por el grupo. El problema es que a lo largo de este año han pasado demasiadas cosas. Como dijo Abed en el episodio anterior, Pierce parecía empeñado en convertirse en el villano de la serie y ahora sabemos por qué.

Todo surge a partir de su miedo a ser rechazado, aunque en realidad más parecería que tuviese miedo a ser aceptado si tenemos en cuenta la manera en que se ha comportado todo este tiempo con el grupo de estudio, y la paciencia que éstos han demostrado tener. Todavía no sabemos si Pierce volverá, sinceramente espero que sí, pero no puedo evitar pensar que tal vez se trate de uno de sus chantajes emocionales, aunque para eso habrá que esperar hasta la próxima temporada.

Por último, no puedo dejar de comentar esa conversión que sufre Abed al verse inmerso en esa guerra galáctica. Antes de que lo haga Jeff, se pide ser Han Solo y es tan persuasivo como en aquel episodio en que se metió en la piel de Don Draper para aprender a ligar. Entonces Annie casi cae rendida a sus pies y esta vez hasta han acabado besándose. ¿Cómo es que Annie acaba todas las temporadas besándose con alguien?

Pero a diferencia del año pasado, me cuesta creer que Abed pueda ir más allá con Annie y dudo que nos vendan una tensión sexual como la de esta temporada con Jeff básicamente porque es muy difícil que tenga una relación normal con nadie (y éste año hemos tenido un ejemplo bastante claro con la bibliotecaria). Por cierto, me encantó el detalle de la breve aparición de Busy Phillips y Dan Byrd, Laurie y Travis en Cougar Town, que como todos sabéis es la serie favorita de Abed. Es que están en todo.

Ha sido un final con más sentimiento que cerebro (al contrario de lo que suele suceder en Community), pero For a Few Paintballs More y A Fist Full of Paintballs no son más que la guinda que corona un pastel, tal vez no perfecto, pero definitivamente delicioso. Pocas series me han hecho reír tanto como ésta a lo largo de ésta temporada, y nunca podremos agradecerle lo suficiente a la NBC que nos permita disfrutar de una temporada más de pequeños placeres como la cara de Troy cuando llora o todas y cada una de las locuras de Chang. Abed dice que las secuelas son casi siempre decepcionantes pero han demostrado que no siempre es verdad. Y como dicen que no hay dos sin tres, esperemos que como mínimo la próxima temporada sea tan buena como esta.