[Recap] 3×06 Nurse Jackie: When The Saints Go

[spoiler2]

Sin novedades en el frente es la frase que mejor define este episodio ya que, aunque pasan cosas, ninguna de ellas afecta directamente a las tramas principales de la serie. De hecho, si en algo han afectado es en que han ayudado a Jackie a devolver la situación a la que teníamos en la segunda temporada. Si tenemos en cuenta que estamos justo en el ecuador de la temporada, es de esperar que a partir de ahora las cosas empiecen a cambiar, o al menos eso espero.

A Kevin lo tiene en el saco después de que le haya hecho creer que busca sesiones de Adictos Anónimos cuando en realidad quiere oxicodona online, a Eddie le dice que no quiere que salga con Tunie aunque no la considere una amenaza real, y provoca que sea la misma O’Hara la que se ofrezca para hablar con ella. Y todo sin despeinarse. Después de la conversación con el misterioso personaje que la quiere ayudar, pensé que veríamos alguna evolución en este sentido pero parece que todavía no es el momento. Jackie no es feliz con su vida, como demuestra la secuencia final en la que la vemos fuera de su casa mientras su familia pasa un buen rato. Tal vez no quiera estropear esa felicidad pero será difícil que consiga mantener el statu quo.

Pero a pesar de todo, hemos tenido varios buenos momentos como la conversación entre O’Hara y la anciana con muchos, muchísimos prejuicios. Eso sí, tan desencaminada no va con el comentario a Zoey ya que es cierto que sus uniformes parecen propios de una enfermera pero de una clínica veterinaria con tantos perritos, gatitos y conejitos. Pero la pobre tenía otros problemas más importantes de los que preocuparse como por ejemplo la actitud de Kelly, el nuevo interno que necesita que Jackie le baje los humos urgentemente, y que una paciente intente ligar con su querido Lenny.

Aunque para problemas los de Cooper, pero los suyos son mentales y vienen de hace tiempo. Anda con muletas por culpa de su (no reconocida) operación de juanetes y el divorcio de sus madres ha provocando que rebrote su síndrome de Tourette. Jackie, tan considerada como siempre, le quita la muleta que hace que pueda controlarlo, ¿Será que quiere que Akalitus le acabe pegando una torta vuelve a tener uno de sus ataques con ella? Apuesto a que sí, y yo me alegraría mucho porque es justo lo que necesita. Y lo que le faltaba era encontrarse con el policía que compite por el puesto de hombre más quejica del mundo.

Mientras la actividad continuaba en All Saints, Akalitus veía con tristeza como unos piratas desmantelaban su capilla casi en su totalidad, porque ya sabemos que se guardó la que más le gustaba. Seguramente en cuanto revisen el inventario la echarán en falta y se la reclamarán pero dudo que Akalitus deje que se la lleven tan fácilmente, básicamente porque primero la tendrán que encontrar.

Como he dicho al principio, no ha pasado nada especialmente trascendente, pero esperemos que esto no sea más que la calma que antecede a una tormenta. Si quieren, la pueden liar mucho, y yo aún confío que así sea.