[Recap] 3×22 Fringe: The Day We Died

[spoiler2]

Si el final de The Last Sam Weiss nos dejó a casi todos con la mandíbula desencajada, apuesto a que el final de The Day We Died nos ha dejado a casi todos con cara de tontos. Y si bien algunas de las cosas que hemos visto se podían intuir, el último minuto dio al traste con nuestras teorías, o al menos con una parte de ellas. Para algunos está será la gota que habrá colmado el vaso de su paciencia y abandonarán Fringe definitivamente, pero para muchos otros éste no es más que otro triple salto mortal sólo que a más altura de lo que nos tienen acostumbrados.

Mis sensaciones al empezar a ver el episodio fueron similares a las que tuve cuando nos mostraron por primera vez ese otro universo tan parecido y a la vez tan diferente al nuestro (y que se repite, aunque en menor medida, cada vez que veo la cabecera roja). Los treinta últimos segundos de The Last Sam Weiss nos dijeron muchas cosas en muy poco tiempo, empezando por que la elección de Peter no sólo no frenó el deterioro de nuestro universo sino que lo agudizó hasta el punto de considerar el día en que éste se introdujo en la máquina el día en que morimos.

Ese futuro universo del 2026 se desmorona tal y como lo hacía el otro en nuestra época, con la diferencia de que ellos no tenían un grupo terrorista intentando acelerar el final de los días a base de bombas de luz. Quince años después, siguen intentando controlar los vórtices con ámbar, que como dice el ahora senador (además de tuerto) Broyles , no son más que tiritas que alargan la agonía del planeta. Con éste panorama, no me extraña que Olivia, aka jefa de la División Fringe, ni se plantee tener hijos con Peter por mucho que lo desee. ¿Que demonios pasaría en Detroit?

Y por si esto no fuera suficiente, encima se tienen que preocupar de un Walternate con sed de venganza tras quedarse atrapado en nuestro universo cuando venía, supuestamente, en son de paz. Perdone señor Walternate, pero no me lo trago. Él fue el que puso en marcha la máquina con la intención de destruir nuestro universo para salvar al suyo, y como dice Peter, ellos no tuvieron más remedio que actuar en defensa propia. ¿Pero como hacer entrar en razón a un hombre lleno de rencor acumulado durante quince años? Es imposible, pero en su defensa tengo que decir que supongo que yo hubiese hecho lo mismo y es que, en momentos difíciles, casi todos acabamos tirando para casa.

Walternate personaliza y dirige su rabia hacia su hijo porque, a pesar de que no es más que una víctima de las circunstancias ya que no eligió ser secuestrado por Walter, se acabó decantando por un universo que no es el suyo para salvar a sus seres queridos (y no sólo a Olivia). Si es que al final Sam Weiss no estaba tan desencaminado. Por esa razón, Walternate sabía qué tecla debía tocar para vengarse de Peter, tan sólo tenía que esperar el momento apropiado para hacerlo porque Olivia lo era todo para él.

Mientras un Walter maquinaba su venganza, el otro estaba encerrado en la cárcel (mal)viviendo con sus remordimientos, y me recordó al Walter dejado y desaliñado que vimos al inicio de la serie. Por suerte, todos saben que Walter sigue siendo el único capaz de encontrar una solución lo saben al problema, y vaya si lo hace. Sólo necesitaba volver a su querido laboratorio en Harvard para volver a poner en marcha su cerebro y unir los puntos. Agujeros de gusano + maquina = la primera gente somos nosotros.

Tan sólo necesitaban ponerse a trabajar en la construcción de la máquina que crea y destruye universos, y enviarla al pasado a través del agujero de gusano, porque esto ya ha pasado, pero además debe conseguir que ésta lleve la conciencia de Peter al futuro para que vea con sus propios ojos que la destrucción de un universo conlleva la destrucción del otro y poder cambiar su decisión. No pueden cambiar las reglas del tiempo pero sí pueden engañarlas. Por cierto, apuesto lo que sea a que paradoja se convierte en la palabra del verano.

Pero si algo tenemos claro desde el principio de la serie es que todo acto tiene repercusiones, y jugar con las reglas del tiempo no iba a ser diferente. La conciencia de Peter volvió al presente con la lección bien aprendida y no sólo no destruye el otro universo sino que crea un puente entre el over here y el over there con la finalidad de que trabajen juntos para conseguir una solución satisfactoria para ambos (ya sea salvando los dos universos o, por qué no, creando el tan comentado tercer universo).

Reconozco que, llegados a este punto, pensé que íbamos a tener un final tranquilo básicamente porque faltaba tan poco para acabar el episodio que parecía imposible que la liasen. Además, creía que los guionistas se habían guardado las espaldas al escribir un final ni demasiado abierto ni demasiado cerrado por si la serie no conseguía la renovación. Pero no podría estar más equivocada. El momento en que Peter desaparece y el resto continúan como si nada hubiese pasado me dejó totalmente descolocada, pero la cosa empeoró en cuanto nuestro amigo September dijo lo de he never existed, he served his purpose.

Y aquí tenemos la razón por la que September parecía tan empeñado a lo largo de esta tercera temporada en que Walter asumiese que debía sacrificar a su hijo, porque en cuanto cumpliese su función de unir los universos desaparecería. Y sin Peter, no sabemos cuál sería la causa del desequilibrio entre universos aunque nos podemos imaginar que Walter y Bell hicieron de las suyas en su eterna búsqueda de nuevos horizontes. Por otro lado, suponemos que el pequeño Henry tampoco existe, ¿tampoco recuerdan como pusieron en marcha la máquina?

Estas son sólo algunas preguntas, pero éste final nos deja muchas más incógnitas ya que sabemos que Joshua Jackson no ha dejado la serie, por tanto, no hemos perdido a Peter definitivamente, aunque tal vez tengan un as guardado bajo la manga. No puedo evitar pensar en aquel momento de desorientación que Peter sufrió en el episodio pasado y que me recuerda a este viaje de su conciencia ¿sería la interferencia de la conciencia de un Peter que no fue secuestrado? Y quién nos dice a nosotros que ésta es la primera vez que volvemos atrás para cambiar las cosas conociendo el resultado, por lo que sabemos podría hacer miles de años que la historia se va repitiendo pero con pequeñas modificaciones hasta llegar al punto actual, y no parece que haya nada que impida que vuelva a suceder.

Bueno, será mejor que deje de teorizar porque no me lleva a ningún sitio y porque seguro que vuestras teorías son mucho más interesantes. Pero antes, no puedo dejar de expresar mi alegría al comprobar que los guionistas de Fringe no ha elegido el camino fácil y nos ha vuelto a sorprender sin perder su esencia. Sé que muchos habéis tenido etapas de desánimo a lo largo de la temporada porque no os daba lo que esperabais pero a mi me ha gustado de principio a fin (aún reconociendo que unos episodios me gustaron más que otros). Fringe era autoconclusiva con una trama horizontal muy interesante cuando la compramos, y lo fácil hubiese sido que esa trama acabase canibalizando toda la serie porque es lo que a la gente le gusta. ¿Y creéis que hubiese dado para llenar veintidós episodios manteniendo un mínimo de coherencia? Ni en broma. Ahora sí, os dejo para que comentéis lo que queráis, que seguro que os morís de ganas. Por cierto, ¿qué cabecera pensáis que tendremos en la cuarta temporada? ¿Será como la Entrada que combinaba los dos colores?