[Recap] 7×20 Desperate Housewives: I’ll Swallow Poison on Sunday

[spoiler2]

Después de dos episodios de transición, Desperate Housewives se prepara para el final de su séptima temporada. I'll Swallow Poison on Sunday, su más reciente episodio, inicia con el arco que concluirá con la trama; como actores principales tenemos, por supuesto, a Felicia Tilman, Paul Young y Susan Delfino, en un juego de confianza y traición. El resto de las mujeres desesperadas añaden toques de comedia, mientras buscan salirse con la suya.

I'll Swallow Poison on Sunday tiene como tema central las buenas acciones, esas que a veces resultan contraproducente. Para Susan, cuidar de aquel que en algún momento fuera su enemigo. Para Bree, enseñar firmeza y disciplina a las niñas de Gaby, Para Lynette, cuidar la apariencia de su esposo, según lo que ella cree mejor. Al final todas estas acciones reciben su castigo, todos ellos bien merecidos. ¿Quieren saber por qué? Comentemos.

Conocemos de hace tiempo a Susan y sabemos que tiene buen corazón; despistada, pero de buen corazón. Por lo regular es este mismo termina metiéndola en problemas. Desde el episodio anterior, su nueva causa es Paul Young. ¿Por qué confiar en él? Viudo dos veces por la misma causa, el hombre se encuentra solo, sin ganas de salir en casa. Susan parece comprenderlo; se siente mal por verlo así. Va, lo entiendo. Pero ¿confiar así de la nada en Felicia Tilman? Sigo sin creer que Paul le tenga confianza a Felicia, desde ahí estamos mal. Impulsada por ese aire de «soy una nueva persona», «hicimos las pases», y demás, Susan cae redondita; algo que lamentará.

El plan de Felicia marcha excelente, pero Mike le ayuda de manera involuntaria cuando toca el tema de su casa en Wisteria Lane. Susan tampoco tiene tacto al comentarlo con Paul, al sugerir que su malestar está relacionado con Beth y sus días juntos en esa casa. Ahora Susan quedaría como principal sospechosa. Queda esperar el siguiente movimiento de Paul, ¿qué hará al respecto? Seguramente responsabilizará a Susan de lo ocurrido, pero ¿qué me dicen de Felicia?, ¿será posible que Paul le tenga más confianza a ella que a Susan? Se nota que algunos vecinos de Wisteria Lane no tienen memoria; en contraste, otros no olvidan.

Después de una decisión "muy difícil", Gaby Solis se muda temporalmente a casa de Bree, con sus dos pequeñas. Días de martirio para la anfitriona y para las niñas, que llevan su propio método de control parental. Fue divertidísimo ver cada intento de Bree por imponer disciplina en su casa, por cambiar el comportamiento de Juanita y Celia; aún mejor cuando las niñas demuestran temor a la señora Van De Kamp. Esta situación no podría continuar por mucho tiempo. Bree ama que su casa se encuentre perfecta y ese par de monstruos son de lo peor -- vamos, hasta yo hubiera pensado en exterminarlas --. Al final, ocurre lo que debía ocurrir: los Solis regresan a ser una familia y las mejores amigas se dejarán de ver.

Lynette Scavo insiste en imponerse ante su esposo, quien ahora es el hombre más importante de su nueva empresa. Como tal necesita una oficina que refuerce esa idea de poder, algo que Lynette no entiende del todo. Tom confía en el profesionalismo de su esposa y su mejor amiga para hacer un trabajo a medida -- como si no la conociera --. Al final, la decepción. Lynette sigue sin entender que Tom ha cambiado o se empeña en evitar que esto ocurra. ¿No quería un marido exitoso?, ¿quería verlo en la cumbre profesional? Si Lynette no se controla, la situación entre los Scavo podría llegar a una nueva crisis -- esta vez no sería financiera.

Por último, me gustaría rescatar al detective que llega a Wisteria Lane, el nuevo partido para Bree. El hombre queda fascinado desde el momento que tienen su primer encuentro con el conflicto de los coches. La llamada de las niñas al 911 fue la cereza en el pastel. Supongo que este romance distraerá al detective, quien es asignado al caso Felicia Tilman. Tendremos que ver más adelante como se desarrollará esta línea.

I'll Swallow Poison on Sunday es un episodio divertido; no de lo mejor, pero sí es divertido. El tema que desarrolla Mary Alice da perfecto seguimiento a la temporada; efectivamente, estas buenas acciones traerán sus consecuencias muy pronto. Momentos favoritos: La reacción de Gaby ante la repentina obediencia de sus hijas «Las rompiste...».