[Recap] 7×21 House: The Fix

[spoiler2]

Desde el momento en que House fue operado de su pierna, ha asociado el dolor físico con el dolor emocional -- algo que me gusta llamar "el efecto Stacy Warner" --. Como lo comenta Wilson durante el episodio, cree que arreglando su pierna podrá arreglar su vida. Motivado por esto, toma una decisión arriesgada (o estúpida, por no decir otra cosa). ¿Cómo afectará el compuesto CS-804 a House? Estamos ante el inicio del fin... además, tenemos no uno, sino dos pacientes de la semana: el oficial y la apuesta que no quiere pagar. Comentemos.

The Fix trata diferentes maneras de arreglar una situación personal, a través de distintas personas: la conducta de Wendy Lee (la paciente oficial); el boxeador que le hizo perder una apuesta a House (el paciente del dinero); y, el más importante, el riesgo que corre House al consumir una droga experimental, en una etapa tan temprana de investigación. Las tres sub-tramas se mezclan a la perfección, realizando una sutil introducción al arco que nos llevará hacia el final de la temporada: ¡que tal la imagen de la ratita muerta! A pesar de las advertencias, tanto de Thirteen, como de Wilson, no caemos en cuenta de las consecuencias hasta este golpe visual; la última toma del episodio.

Es claro que House está motivado por las ganas de seguir adelante con su vida, sin necesidad de Cuddy, sin necesidad de nadie. Esta es su más grande obsesión, lo que realmente le mantiene ocupado. Los esfuerzos de Wilson por mantener distraído a su amigo son insuficientes, aunque en esta ocasión muestra una clara obsesión con la apuesta deportiva y el acertijo sobre la condición médica del boxeador. Llega a tal grado de comportarse como un acosador lunático. Hasta llegué a tener por el bienestar del pobre boxeador, con todas esas pruebas: desde la epinefrina, hasta los litros y litros de agua que tuvo que tomar de un tanto. Esta misma obsesión sirve como pretexto para no dirigir el caso de su paciente real y, así, hacer evidente el consumo del dichoso compuesto que promete el crecimiento del músculo.

A consecuencia, el equipo de diagnóstico debe resolver el acertijo por su cuenta, sin ningún tipo de asesoría. De nuevo, no soy médico, por lo mismo no sé si el desarrollo de los términos médicos fue el adecuado. Pero, como fiel seguidora de House desde su primer episodio, sé que Foreman, Chase, Taub y Thirteen están perfectamente capacitados para resolver un caso por su cuenta; lo han hecho antes. En esta ocasión los médicos se encuentran confundidos, trabajando casi a ciegas entre teorías distintas y el tratamiento de los síntomas. Mientras Foreman muestra su desesperación por trabajar de esta forma -- llegando al punto de "chillarle" a la misma Cuddy --, Taub se enfoca a dar solución a los síntomas al menos para estabilizar a la paciente y Thirteen mantiene su serenidad y coherencia, a pesar de involucrarse con la problemática de House. Tengo que decirlo, Thirteen regresó con todo a la serie.

Al final nos enteramos que el acertijo es más complejo de lo que imaginábamos, aunque de inicio era obvia la relación del novio en la intoxicación de Wendy Lee -- curioso que nunca más supimos del ex-novio lunático --. Cesar mantuvo su historia del envenenamiento, acusando al tercero en discordia. Fue hasta que le plantearon el transplante de médula, cuando cayeron en cuenta. Más obvio no podría ser. Personalmente creo que la teoría del karma, el cual plantea Thirteen en un principio, aplica... no desde la creación de explosivos, sino del comportamiento infiel de la paciente. Resulta algo interesante, en especial por la desaprobación de dicha creencia por parte de House.

Por último, me resulta interesante la reacción de Wilson y Cuddy ante la ausencia de House. Ambos creen que se encuentra bien, que es otra de sus maneras de llamar la atención sin quererlo. Mientras tanto sus subordinados saben que algo está mal. El principal convencido de esto es Foreman, que pide a Cuddy que se ponga en su papel de jefa y a Wilson que admita su derrota en la apuesta. El equipo admite que no puede con el caso, que se sienten perdidos sin su jefe para dirigir la diferencial. Y el caso, por lo visto, lo justificaba. Fue interesante ver el intercambio de teorías entre los doctores; aunque tal vez faltó integración por parte de Chase. Al final, lo sacaron adelante.

En general The Fix resulta un episodio envolvente de principio a fin. El drama de los distintos "casos" viene aderezado con bromance (algo que se extrañaba) y grandes frases por parte de todos los personajes. Destaco en especial: «Kill me for loving my patients» de House, «Thanks, I feel warm inside» de Foreman, «Ma Nishtana» de Cuddy. Momentos favoritos: el baile de la victoria de Wilson; los comentarios Thirteen sobre la casa de la paciente; la cara de todos cuando están a punto de darse por vencidos, cuando Thirteen sugiere AML; Thirteen sigue siendo una gran sorpresa a su regreso. En general, un perfecto balance entre acertijos y el drama de House.