[Recap] 7×22 Grey’s Anatomy: Unaccompanied Minor

[spoiler2]

La séptima temporada de Grey's Anatomy ha llegado a su fin enfatizando la idea de cambio en sus personajes, tanto a nivel profesional como a nivel personal. Siguiendo la tradición de Shonda Rhimes, el episodio tiene una fuerte carga emocional gracias a su contexto: un accidente aéreo del cual se espera un gran número de víctimas y que, al final, sólo resulta una menor sobreviviente. Parece funcionar como una sútil metáfora a lo que ocurre en la vida de los médicos residentes, de manera especial en el caso de Meredith Grey, Cristina Yang y Alex Karev. Hay muchos detalles por comentar, a continuación.

Unaccompanied Minor hace un contraste radical con el final doble del año pasado. Contextos distintos, realidades distintas. Ahora sus vidas no están en las manos de un señor que busca venganza; sus vidas toman un curso natural como consecuencia de sus acciones: Grey y la manipulación del ensayo médico; Yang, enfrentando escenario (a nivel personal) el cual que nunca imaginó; Karev, recibiendo una fuerte lección sobre profesionalismo y lealtad. Mientras los tres residentes originales se enfrentan con la soledad, otros se sienten incluidos por primera vez desde su llegada al Seattle Grace Mercy West o, por fin, se dan una verdadera oportunidad con respecto al amor.

Resulta conmovedor y atinado el contexto en el que se desarrolla el episodio, justo cuando el hospital es asignado como el centro de atención para la tragedia aérea. Este año ha predominado la atención al trauma, desde la superación del sangriento evento que deja huella entre las paredes del SGMW, seguida por la capacitación para atender estos casos de emergencia, hasta la asistencia a los familiares de las víctimas, tal y como vemos en esta ocasión. Se requiere mucha fortaleza para dar este tipo de noticias; los médicos del hospital se comportan a la altura del evento aunque se encuentran significativamente afectados. Por ejemplo, el caso de Miranda Bailey, quien normalmente es la piedra de soporte, ahora tambalea por su conexión emocional con dicho vuelo.

Aunque no se ahonda en el caso de la niña sobreviviente (quien, recordemos, viaja sola), la trama toma su énfasis a través de los familiares de aquellas personas que no lo lograron. El sentido de apoyo, la solidaridad con la madre de la pequeña, la fortaleza que muestran para no alterar a la señora; nadie debe estar solo ante tal espera, recibir noticias sobre su familiar, su hija, quien puede estar herida de manera fatal. Hasta para los mismos médicos, que la niña haya sobrevivido es un símbolo de esperanza... pues llega un momento en el cual reconocen que ningún paciente cruzará las puertas de la sala de emergencias. Al final una trama muy classy por parte de Rhimes.

En medio de esta emergencia, Meredith Grey enfrenta las consecuencias de sus actos, lo cual afecta a su carrera, su trabajo y su vida en pareja... ahora una familia. En el caso del ensayo clínico, vemos la doble moral en acción cuando Richard Webber descubre que gracias a Grey su esposa recibe el activo. En lo personal, Meredith enfrenta a un marido que no está seguro de formar una familia con alguien que, según sus palabras, no sabe distinguir entre el bien y el mal. Así deja a su esposa (ahora legal) sola, recibiendo a la pequeña Zola y él se va a refugiar al bosque, justo en la que sería la casa de sus sueños. Por una parte entiendo la reacción de Shepherd, pero ¿llevar las cosas del trabajo al hogar?, ¿dónde quedaron los votos del post-it?, ¿desaparecieron en el momento que firmaron un contrato matrimonial?

En el caso de Cristina Yang, la mujer enfrenta a uno de sus peores temores al quedar embarazada. Vamos, Owen Hunt sabía con quien se casaba, ¿verdad? Sabía que esta mujer no era material para ser madre... el paso al matrimonio fue algo grande para ella. Ahora que Cristina está embarazada, Owen tiene la oportunidad de convencerla, de formar una familia y todo el rollo del ciclo de la vida. Cristina se encuentra confundida, cerrada a la idea de ser madre y confundida. En otro momento la mujer hubiera tomado la decisión sola y Owen ni se hubiera enterado que estaba embarazada, pero este no es el caso. Muy en el fondo parece que Yang está considerando tener al bebé, aunque diga lo contrario. Veremos cómo se desarrolla la trama en la siguiente temporada; mientras nos quedamos con Mer y Cris juntas en la casa Grey, una con bebé adoptada, la otra con uno propio en camino.

Alex Karev se pinta solo en el area del daño emocional y el auto-castigo. A nivel profesional, después de unas copas y un mal día, echa de cabeza a una de sus mejores amigos y colegas... todo por el puesto de jefe de residentes. Ese arranque le costará su hogar, su amistad con Meredith, una nueva relación con potencial... y, en parte, su carrera. ¿Veían venir la reacción de Hunt?, ¿retirarlo del puesto de Jefe de residentes, mismo que ya tenía su nombre? Karev termina su ciclo de nuevo solo y de manera auto-destructiva, alejando a Lucy de su vida. No tendrá el apoyo de sus amigos, ¿o cambiará de parecer Mer? Esperemos que así sea.

Hablando de jefe de residentes, April Kepner se queda con el dichoso puesto. Por fin obtiene ese sentido de pertenencia, después de un largo recorrido... Jackson Avery es otro que termina un gran año, más a nivel personal. Mark Sloan le deja el camino libre con Lexie -- ¡no por favor! --; por mucho que duela, parece que es lo correcto. Creo que después de esto, tanto Kepner como Avery terminan su transición que comienza con la fusión de los hospitales. Será interesante ver a April con el puesto que alguna vez perteneció a Bailey.

Por último, lo tengo que mencionar, ¡oh, el amor! Después de tanto: sí, no, amigos, me voy, etc... Teddy Altman toma una decisión y se queda con Henry Burton. Amo a estos dos, aunque siga sintiendo la sombra de Denny Duquette en caso. Es bueno que la cardióloga tenga alguien y, esperemos, le afecte de manera positiva en su carrera. Extraño la mancuerna entre Altman y Yang en el quirófano, esa relación maestra/alumna. ¿La alumna alguna vez reconocerá su falta? En serio, ambas necesitan cambiar de actitud para enfrentar este bache. Mientras, que Altman disfrute de su nueva relación.

En general, Unaccompanied Minor resulta un buen episodio, aunque para final de temporada me faltó algo más... Definitivamente no lo podría entre mis finales favoritos. Me gustó el tratamiento en su conjunto, pero que quedan a deber. Momentos favoritos: Meredith recibiendo a Zola en el hospital y llevarla a casa; Yang buscando refugio con Meredith; Mark dejando libre a Lexie.