Vuelve Louie, el Seinfeld 2.0

Las cadenas de televisión por lo general utilizan la época estival para estrenar series que no han encontrado hueco a lo largo de la temporada regular por overbooking, series en las que no confían nada pero ya que se han gastado el dinero intentan sacarle el máximo rendimiento minimizando los daños, y series bizarras en las que confían pero temen que puedan perderse entre tanta oferta invernal. El caso de Louie la comedia protagonizada por el cáustico cómico neoyorquino Louie C. K., entra definitivamente dentro de éste último grupo, y si bien es posible que FX desconfiara un poco de ella, se le pasó en seguida al comprobar como una serie pequeña como ésta consiguió una gran repercusión en los medios norteamericanos.

Pero es que Louie se merece esto y mucho más. Para los que no la conozcáis, en su momento comenté que me parecía una especie de Seinfeld meets Curb Your Enthusiasm por varias razones. En primer lugar, Louie comprate con Jerry Seinfeld la profesión de stan-up comedians, y ambos muestran en sus series su particular (y más bien pesimista) manera de ver el mundo. Pero a diferencia de Seinfield, Louie en sus monólogos no deja títere con cabeza ya que puede pasar de hablar de religión a hablar de zoofilia sin apenas pestañear.

En Louie no pasan cosas extraordinarias porque Louie no es un tipo ni mucho menos extraordinario, ni agraciado, ni agradable, ni tiene intención de cambiar. ¿Para qué esforzarse en hacerlo si seguramente será a peor? Y por qué digo todo esto, pues porque FX ha ya empezado a promocionar su segunda temporada mediante una serie de pequeñas promos.

En la primera de las promos aparece Louie C. K. acompañado de las pequeñas actrices que interpretan a sus hijas en la serie, y que ponen de manifiesto que la ficción no se aleja tanto de la realidad. El resto son algo así como pildoritas para que unos conozcan de qué va la serie y para que los demás recordemos algunos de sus mejores momentos: el urólogo bromista interpretado por Ricky Gervais, la violenta guerra de los taxistas que luchan por un cliente o un par de fragmentos del quinto episodio en el que viaja en avión y acaba en un pueblo con gente realmente extraña. Si os gusta el humor incómodo y no tenéis nada que ver ahora que empiezan a acabarse la mayoría de series, os recomiendo que le deis una oportunidad Louie, no os arrepentiréis.