[Recap] 1×13 The Killing: Orpheus Descending

[spoiler2]

Hemos tenido una semana para digerir el final de temporada de The Killing. A lo largo de todos estos días lo que me ha sorprendido más no es el final sino las reacciones airadas de muchos espectadores que dicen sentirse estafados y la verdad es que no lo entiendo, pero será mejor que vayamos por partes. En el recap de Beau Soleil ya comenté que estas series tipo whodunit se basan en las pistas falsas y los giros constantes de la trama que hacen que desconfiemos de todo y de todos hasta el final.

Así pues, era muy extraño que nos resolviesen el misterio de la temporada en el penúltimo episodio, y como ya comenté, que Richmond fuese el asesino de Rosie era demasiado fácil. Como cliffhanger para el episodio servía pero no como final de temporada. Eso sí, sirvió para tenernos cuarenta y tres minutos entretenidos en una pista falsa (otra más) para dejarnos con un gran cliffhanger final tal y como ha sucedido en todos y cada uno de los episodios de la temporada.

Muchos la acusan de ser tramposa pero yo diría que The Killing se ha limitado a ser fiel a sí misma sin importarle las consecuencias que esto pudiera acarrear. No hemos resuelto el caso pero tampoco se nos aseguró nunca de que esto fuese a suceder, simplemente lo sobreentendimos al ver el formato de la serie (trece episodios, trece días de investigación). Y si a alguien se le puede echar la culpa es al publicista de AMC que decidió promocionar la serie con el lema ¿Quién mató a Rosie Larsen?, pero aún así tampoco es que nos estuviesen indicando que se necesariamente se iba a resolver el caso en una temporada.

Todavía no sabemos quién es el asesino pero el panorama que nos deja este final es realmente interesante. Tenemos a un Richmond como falso culpable (al estilo de los personajes que tanto le gustaban a Hitchcock) y que, tanto si muere como si no, será un peso en la conciencia de Linden (otro más). Yo apuesto por que no muere y acaba ganando las elecciones por mayoría absoluta, pero quién sabe. Y por otro lado, tenemos a un Holder corrupto que sabemos que ha manipulado las pruebas para culpar a Richmond, aunque me da en la nariz que esto no quedará así y que todo tendrá una explicación. Queda claro que Richmond no mató a Rosie pero eso no implica necesariamente que no guarde ningún esqueleto en el armario.

Lo importante ahora mismo es saber con quién habló Holder en el coche y quién sabe si se trata de algún tema relacionado con antivicio, su antiguo trabajo. También podría ser alguien de la campaña de Adams, o incluso puede que Drexler quiera echarle la culpa a otro antes de que se la puedan echar a él. O incluso puede que todo venga de la propia campaña de Richmond (aunque él no lo sepa) y que hayan querido convertirle en un mártir para así ganar las elecciones (al estilo del film Bob Roberts), aunque al final se les haya ido un poco de las manos.

Seguramente le estoy buscando una justificación a algo que no la tiene. Holder ha manipulado pruebas y eso es un delito, pero es que me resisto a asumir que nos quedamos sin la extraña pareja formada por Linden y Holder, que para mí son el principal atractivo de la serie. Con todo este lío, sólo espero que todo se resuelva de la manera menos traumática posible.

Aunque seguro que alguno de vosotros me llevaréis la contraria, nadie puede decir que el final no es coherente. Todo lo que sucede se ha ido sugiriendo a lo largo de toda la temporada. Holder siempre pareció tener un lado oscuro (aunque todavía está por ver si es gris o directamente negro), Belko ha dado muestras de estar como un cencerro en varias ocasiones (los golpes a la piedra durante la paliza a Bennet o el mural de fotos de los Larsen) así que no es de extrañar que intente cargarse al que culpa de destrozar la familia de la que siempre ha querido formar parte. Por último, que Richmond no sea culpable tampoco es sorpresa porque, como he dicho antes, es lo mismo que ha pasado con todos los que parecían claramente culpables.

En teoría sabremos quién es el asesino a lo largo de los primeros episodios de la próxima temporada y que posteriormente se introducirá un nuevo caso todavía por determinar, pero no descarto que ambas investigaciones puedan continuar paralelamente. Tampoco sabemos si la serie continuará con el mismo formato de episodio por día pero, aunque yo me declaro fan, parece difícil que puedan construir otra temporada a partir del seguimiento diario de una investigación.

Con esto no estoy pidiendo que se convierta en CSI pero en televisión necesitamos que los personajes evolucionen más rápidamente que en la vida real. Y el ejemplo más claro lo tenemos en las muestras de dolor del personaje de Mitch, interpretado magistralmente por Michelle Forbes. Todos quedamos fascinados por su interpretación pero al sexto episodio ya parecía repetitiva e incluso morbosa a pesar de que en la vida real sería impensable pensar que una madre podría empezar a superar la muerte de su hija al sexto día. Los espectadores estamos acostumbrados a una serie de convenciones y romperlas tiene sus consecuencias.

Probablemente lo más inteligente sería encontrar un término medio entre resolver un caso en un día o en una temporada entera. No se trata de poner la directa sino de acelerar un poquito sin perder la identidad de drama criminal pausado. Yo confío en Veena Sud, ella ha hecho la serie que quería hacer y apuesto a que habrá tomado nota de todos los problemas con los que se ha ido encontrando. Así pues, no puedo más que sentirme esperanzada con esa próxima segunda temporada de The Killing renovada y mejorada. Lo malo es que hasta la primavera que viene todavía queda mucho, mucho tiempo.