[Recap] 3×10 United States of Tara: Train Wreck

[spoiler2]

Este capítulo ha sido triste. Una muerte, un entierro y gente que decide, finalmente, dejar el hogar. Neal regresa y Bryce también. Faltan dos capítulos para el final de la temporada. Dos capítulos para el final de la serie, algo que también me entristece. Por desgracia Tara no mejora y en cada capítulo su situación se hace más complicada.

Todo empieza con el regreso de Max y Marshall de Nueva York, momento que Tara aprovecha para contarle a su marido que ha aparecido un nuevo alter. Una nueva personalidad que tiene catorce años, que es un chico y que se llama Bryce. Para tenerlo bajo control está tomando pastillas pero como Bryce las vomitaba las está machacando para poder esnifarlas. En la escuela Marshall está con sus amigos hablando en clase de su increíble viaje a Nueva York. El profesor les da malas noticias, Lionel murió la noche anterior en un accidente de coche. Marshall queda devastado por la noticia y aunque toda su familia lo apoya el dolor es demasiado grande. Perder a su amigo/amante ha sido un duro palo para él pero además Tara está demasiado medicada como para poder consolarlo. Viendo a su hijo sufrir Tara decide no tomar la medicación para poder estar a su lado y ayudarlo. Mala idea, sin la medicación Bryce campa a sus anchas y reaparece.

Cuando la familia se dispone a ir al funeral de Lionel, Bryce se dedica a burlarse de ellos y de la muerte de Lionel. Así que van sin él. Cuando regresan, Tara aún no ha vuelto pero Bryce ha estado ocupado destrozando la casa y divirtiéndose. Tiene que ser terrible para Marshall pasar por un momento tan difícil y no poder contar con su madre. Durante toda la temporada hemos visto como se cuestionaba una y otra vez su situación familiar y la enfermedad de Tara. La muerte de Lionel y la aparición de Bryce hacen que tome una determinación, irse de la casa, algo que Kate le hace prometer.

Kate también hará cambios en su vida. Ella y Evan siguen adelante con su relación pero cuando le cuenta los problemas familiares que tiene parece que él se asusta un poco. Algo bastante lógico. Lo que para Kate es "normal" para otras personas puede ser demasiado. Más tarde tendrán un encuentro en el cuarto de baño del avión, una confusa conversación sobre que tipo de relación tienen. En vez de llamar a las cosas por su nombre hablan de shorts, pantalones caquis, jeans o lo que lleva puesto Kevin Smith. Evan mete la pata y Kate se queda confundida. Lo cierto es que no han aclarado nada pero la conversación es tan absurda como encantadora. Me gustan mucho Evan y Kate como pareja, funcionan y se gustan. Así que Kate decide apostar por la relación. Irá a buscarlo al avión y le dirá, con sus propias palabras, que le quiere y que quiere que lo suyo funcione. Be my problem, please

Neal ha regresado. Me encanta Neal y echaba de menos su presencia y su relación con Charmaine. Los dos y Wheels forman una familia divertidísima. Tiene una bonita charla con Max mientras le cambia el pañal a su niña. Tras encontrarse con Bryce y enterarse de que se llevó a Wheels con él en el autobús, le dice a Charmaine que se separe de Tara, que corte todo contacto. Neal sabe que Tara está enferma, que es peligrosa y por ello no la quiere cerca de su hija. Perfectamente comprensible. ¿Será capaz Charmaine de cortar con su hermana? Ya lo intentó una vez y no lo consiguió.

Max se sorprenderá al saber que Tara no está siendo tratada, al enterarse de lo que le sucedió a Hattarras y comprobar que su mujer está totalmente fuera de control. Bryce ha llegado para quedarse y se lo demuestra cortándole la trenza a Tara. Bryce manda.

Toni Collete como Bryce está increíble, menuda actuación. Bryce, es de lejos, la personalidad más compleja y peligrosa de todas las que ha interpretado y lo hace de manera sobresaliente. Tengo que admitir que la escena de Marshall en el sótano llorando mientras ve una grabación de Lionel es muy triste. Marshall ha ido madurando como persona y personaje durante las tres temporadas de la serie y está llegando más lejos que ninguno. Su padre, a pesar de las discusión en Nueva York, está muy orgulloso de él. Max se quedará en la casa aguantando de Tara y de lo que pueda. Es un gran compañero y marido. Pero ¿aguantará? ¿Podrá sobrellevar tanta locura sin el apoyo de sus hijos ni de Charmaine?