[Recap] 4×01 True Blood: She’s Not There

[spoiler2]

Retomamos la acción donde terminó el año pasado. Aprovecho para dar gracias por el resumen que hicieron antes de iniciar el capítulo que me ayudó a situarme un poco. Y es que ha pasado tiempo desde que finalizara la tercera temporada de True Blood, y casi no recordaba los hechos más allá de la hipnótica participación del Rey Russell Edgington. ¿Preparados para volver a Bon Temps? Han cambiado muchas cosas desde la última vez.

Todo comienza con Sookie siendo llevada por su hada madrina al reino de las hadas, un lugar hermoso, plácido y donde la gente come frutos de luz. Entre el grupo de personas allí presente reconoce a Barry el botones y a su abuelo. El hombre lleva allí unas horas, o eso es lo que él cree, porque en la tierra han pasado 20 años desde que desapareció. El tiempo en el mundo de las hadas es diferente. Sookie en seguida se da cuenta de que algo no va bien, por eso no come el fruto de luz y avisa telepáticamente a su abuelo de que están en una trampa. Inmediatamente aparece la Reina Mae, la reina de las hadas, e intentará que Sookie coma la fruta. Ella se defenderá usando sus poderes y escapará, de las ya no tan hermosas hadas junto a su abuelo. En su huida, el hermano de la Reina de las Hadas, les muestra el portal que deben atravesar para volver a la tierra. Parece que hay dos facciones enfrentadas en ese lugar y que las Hadas no son tan encantadoras y hermosas como creíamos, su reino es un lugar árido y desértico.

Al regresar a la tierra, el abuelo de Sookie muerte porque comió del fruto de luz. Antes de desaparecer para siempre le entrega su reloj de bolsillo a ella para que Jason lo tenga. La joven regresa a su casa solo para descubrir que ha pasado fuera más de un año, que todo el mundo la daba por muerta y que una empresa, AIK, ha comprado su casa. Este salto en el tiempo me parece todo un acierto, porque propicia grandes cambios en los personajes.

Jason es policía y se dedica a cuidar a la familia de su novia pantera. Andy está enganchado al V y cada día se descontrola más. Arlene ya ha tenido al niño y parece que el bebé tiende a decapitar muñecas. Jessica y Hoyt son una pareja en crisis porque ella no es capaz de controlar sus instintos vampíricos. Lafayatte sigue con su novio y es introducido en un grupo de brujería dirigido por una misteriosa mujer Marnie (Fiona Shaw). Marnie me ha inquietado desde el primer momento cuando agarra a Lafayette y le transmite un mensaje de un espíritu. Además hemos comprobado que una de las mujeres del grupo informa a Bill Compton. Bill que ahora es el rey. ¿Eso quiere decir que no volveremos a ver a la deliciosa Reina Sophie-Ann? Espero que no, y también espero que esta nueva faceta política de Bill consiga que el personaje sea más interesante. Aunque aceptémoslo, nunca será como Eric, el dueño del Fangtasia, quien se revela al final del capítulo como propietario de la casa de Sookie; con lo cual puede entrar y salir cuando le apetezca.

Tara se encuentra en Nueva Orleans donde se dedica a la lucha femenina. Además mantiene una relación con una compañera de trabajo. Recibe un sms de Lafayette avisándola del regreso de Sookie. ¿Volverá a Bon Temps para ver a su querida amiga? Seguro que si. Sam Merlotte sigue con su bar, su hermano pequeño, el insoportable está cojo como consecuencia del disparo y recibe los atentos cuidados de la madre de Hoytt. Sam por su parte se reúne con un grupo de cambiaformas para aprender a controlar su ira y dar rienda suelta (nunca mejor dicho) a todas sus emociones.

El capítulo ha sido de orientación. Nos ha permitido ver, a grandes rasgos, en que estado se encuentran los personajes. Claro que no sabemos como han llegado hasta ahí, aunque podemos imaginarlo. Una introducción necesaria después del salto temporal, ya no sólo para los espectadores sino también para la propia Sookie, que tendrá que descubrir como han cambiado todos mientras ella no estaba. ¿Qué le parecerá el nuevo status de Bill? ¿Comprenderá los motivos de Tara para romper con todo? ¿Podrá ayudar a Sam a controlarse?

Poco ha pasado en She's Not There pero asoman tramas a tratar. Esa guerra en el mundo de las hadas, el Bill político y la hermana de Andy Bellefleur. El secuestro de Jason que me ha dejado muy perpleja. El hecho de que Eric tenga fácil acceso a la casa de Sookie sin que ella pueda evitarlo. Y las brujas, porque todos sabemos que este temporada será la de las brujas y Lafayette estoy convencida de que será importante en el desarrollo de esa historia.

Como siempre, y eso me encanta, el episodio ha sido total. Totalmente bizarro, totalmente exagerado, totalmente inesperado, totalmente divertido. Por eso veo True Blood porque siempre es "un más difícil todavía" y después de cuatro temporadas continúa asombrando, provocando y levantando encendidas pasiones. Pocas series son capaces de aunar tanta provocación, mala leche y misticismo en un capítulo. True Blood puede y lo hace condenadamente bien.