¿Dexter encontrará la fe?

[spoiler]

Tick, tick, tick, ese es el sonido de nuestro corazón impaciente por que empiece la sexta temporada de Dexter. Pero como todavía queda muchísimo para septiembre, nos tenemos que conformar con las promos que nos están dosificando poquito a poco y que nos descubren por dónde va a ir la temporada. Si en la primera promo nos confirmaron que el bueno de Dex volvería a sus orígenes con energías renovadas, ahora nos insinúan que, tal vez, haya encontrado la fe. ¿Pero será verdad?

Cuando los guionistas nos dijeron que Dexter iba a evolucionar nunca me imaginé que se referían a que iba a buscar consuelo a sus desgracias en la religión pero, superado el impacto inicial, me parece incluso coherente con la trama. Gracias a Lumen, la pasada temporada Dexter nos mostró una faceta suya mucho más humana, y aunque esté decidido a cerrar para siempre esa puerta, no sería nada extraño que cayese en esa manía que tenemos los humanos de buscar un propósito superior a todo lo que hacemos.

Harry le inculcó desde su niñez que su oscuro pasajero era una necesidad que debía saciar minimizando daños, es decir, deshaciéndose de sujetos prescindibles de la sociedad. ¿Pero y si esa necesidad no es un castigo sino una bendición? Su sed de sangre ha librado al mundo de auténticos monstruos así que no es de extrañar que en un momento difícil como el que se encuentra le de por mirar hacia al cielo en busca de una respuesta.

¿Este cambio de actitud de Dex tendrá algo que ver el personaje interpretado por Edward James Olmos? Seguramente, y es que os recuerdo que éste dará vida a un carismático y brillante profesor de teología llamado Gellar, y claro, ¿cómo le va a llevar la contraria al comandante Adama? Todavía no sabemos si esa fe repentina tendrá algún efecto sobre su comportamiento pero tengo curiosidad por saber cómo se las apañará para justificar su contínuo incumplimiento del quinto, octavo y noveno mandamiento. Sea como sea, y como diría Masuka, ¡Dex, gracias a Dios que estás aquí!.