MTV renueva Teen Wolf

Después del fracaso de la adaptación de Skins, la MTV necesitaba una serie de éxito como agua de mayo para empezar a desvincularse de la imagen que se ha forjado a lo largo de los últimos años de cadena de realities, y parece que la ha encontrado. Los datos de audiencia de Teen Wolf, el reboot del conocido film de los ochenta, no son equiparables a los de realities como Teen Mom o Jersey Shore pero aún así son suficientes como para que la cadena haya decidido renovarla por una segunda temporada.

La serie se ha convertido en una de las sorpresas del verano, que ya se sabe que tenemos la guarda baja y vemos cosas que seguramente no veríamos en condiciones normales. La nueva Teen Wolf mantiene la premisa inicial del film del chico nerd e introvertido cuya vida cambia por completo al convertirse en hombre lobo, pero también mantiene otro elemento muy importante que el piloto no mostraba y es que definitivamente no se toma en serio a sí misma.

Muchos pensamos al ver el piloto que habían transformado una historia que sólo buscaba entretener en una historia de horror romántico mucho más oscura para adaptarla a los gustos actuales y buscando como público objetivo a la legión de fans de Twilight. Pero dejando de lado los momentos románticos, que los hay y es normal dado que el protagonista es un adolescente con las hormonas aceleradas desde antes de que le mordiese un hombre lobo, la historia tiene potencial y tiene momentos muy locos (y si queréis absurdos) que, al menos en mi caso, me hacen reír muchísimo.

Está claro que Teen Wolf no pasará a la historia de la televisión, y mejor no rascar demasiado en sus tramas y el comportamiento de sus personajes, pero cumple su objetivo como entretenimiento veraniego que es. Los doce episodios que compondrán la segunda temporada se emitirán el próximo año, seguramente en verano, pero mientras tanto todavía tenemos un par de episodios más antes de que se tome vacaciones.