[Recap] 3×04 Drop Dead Diva: The Wedding

[spoiler2]

Después de una extraña despedida de soltero, quedan los últimos preparativos para la boda de Grayson y Vanessa. Para Jane Bingum ha sido un proceso difícil; entre ocultar sus sentimientos (como Deb), tomar el papel de padrino, hacer de wedding planner y, además, compañera de trabajo. La cereza del pastel tenía que ser el robo de las argollas, nada más y nada menos. Un episodio divertido, con un caso interesante, otro totalmente extraño, entre lecciones de baile y una boda que no va conforme lo planeado.

Felicitaciones, es lo que una y otra vez dicen a Jane Bingum, cada que alguien ve las dichosas argollas. Como si la vida le restregara en la cara que estaba apunto de perder al hombre que ama; para empezar, a estas alturas, ¿todavía le ama?, ¿sigue latente el mismo sentimiento que cuando era Deb? Eso lo veremos después, supongo. Ahora lo relevante es que Jane fue asaltada al recoger las argollas, a plena luz del día y en Beverly Hills. Desde que vemos por primera vez a Keith notamos esa amabilidad, la cual definitivamente desencaja con el acto. ¿Qué hay detrás de todo? Un gran caso.

Jane Bingum asiste a la corte, por varios motivos: es la víctima, es la única testigo y es mujer muerta si no consigue esas argollas de vuelta. Irónicamente, la abogada termina defendiendo a quien le robó, para fines prácticos de la juez. Ante los ojos de Jane hay un acertijo que le encantaría resolver: ¿por qué Keith busca quedarse en la cárcel? La situación deriva en un caso de negligencia médica, y eso sería apenas una parte de algo mayor: un caso de corrupción y extorsión.

Aunque suena disparatado que Jane haya defendido a Keith, siendo quien le roba, tiene bastante lógica al final. Keith no es malo, sencillamente busca una manera de sobrevivir regresando a la cárcel donde contrajo su enfermedad, hepatitis B. Gracias a su BFD, novio doctor, Bill, la abogada descubre un patrón importante: la cárcel daba libertad condicional a aquellos prisioneros que tuvieran enfermedades tratables y costosas, como es el caso de Keith. Pero, ¿cómo comprobar el fraude? Resulta clave, de nuevo, el trabajo en equipo entre Jane y Kim; para odiarse mutuamente, hacen una gran dupla. Y, bueno, en esta ocasión estaban trabajando contra el reloj para liberar la evidencia.

Mientras la best woman seguía recibiendo felicitaciones a diestra y siniestra, Grayson recibe el caso de un señor, a quien le confiscan su mascota: ¡un camello! Cielos, cosas extrañas que ocurren en la serie. Pero, bueno, es de esas excentricidades de la gente rica de California. El giro es que su dueño trata de comercializar la leche de camello, algo que está prohibido por ley a falta de análisis correspondientes. Amé la reacción de Grayson cuando vio al animal; no se la podía creer, mucho menos que llegara a su mano un casi así a horas de su boda. Tendría que llegar Parker a salvar el día.

Oh, Parker. Me encanta cuando aprovecha su posición de "el jefe" para poner a los demás en situaciones incómodas. Grayson no podía decir que no al vaso de leche (lo mismo ocurrió con la despedida de soltero). Pero, en esta ocasión, el caso se gana por una observación del mismo defendido: Estados Unidos permite la importación de productos derivados de la leche de camello, por lo cual debería permitir su producción en el país. Casi le dejan el tip a Grayson como regalo de bodas, pues el juicio termina justo a tiempo para irse a arreglar. Por supuesto, Missy se queda en casa, a disfrutar del clima.

Antes de la boda, además de las argollas, había dos pendientes más. El primero era relacionado con el poema que Stacy leería; el segundo, las clases de baile que Teri regaló a los novios. Mientras Stacy hace todo lo posible por cambiar el poema, elección de Vanessa, por considerarlo de mala suerte, Grayson sale corriendo durante la "clase" de baile que Teri organiza con su pareja Louis van Amstel (invitado especial, con quien Margaret Cho bailó en Dancing with the Stars). En ambos casos, el que sale perdiendo es Grayson; ya veremos a la larga.

La decisión de Vanessa, de cancelar la boda, cae de sorpresa pero resulta comprensible. Vanessa y Grayson no tenían esa chispa, no había química ahí; ella misma lo sabía. En cuanto a Grayson, realmente la amaba. El pobre hombre termina destrozado, borracho hasta el copete y con Jane a su lado. Pobre mujer, haber quedado en cama con Grayson ha de ser fuerte para ella. Aunque, si hubiera querido, claro que logra moverlo. ¿No lo creen? Ya veremos cómo reaccionará Jane, ante la cancelación de la boda, ahora que Grayson está soltero y sin compromiso. ¿Tratará de nuevo algo con él?, ¿qué pasará con Bill?

Por último, me gustaría destacar la dinámica que existe entre Parker y Kim. No me cansaré de decirlo, me encanta el juego entre estos dos. Lo mejor es que Kim supuestamente ignora a Parker, mientras él sólo sigue haciendo su lucha. ¿Regresarán?, ¿está vez será la buena? Ya veremos, conforme avanza la temporada.

The Wedding resulta un episodio divertido, donde lucen todos los personajes -- bueno, faltó un poco más de Fred --. Pobre Grayson, termina destrozado. ¿Cuál será el cambio en el personaje? Ahora Jane queda ante un dilema: ¿continuar su relación con Bill o hacer algo para acercarse poco a poco a Grayson?, ¿qué pasará? Lo comentaremos en breve.