[Recap] 4×01 Damages: There’s Only One Way To Try A Case

[spoiler2]

Damages emprende una nueva andadura en DirecTV, pero a pesar del cambio de cadena, hay cosas que nunca cambian. Para empezar, la relación entre Patty y Ellen sigue siendo la misma mezcla de rivalidad e admiración mutua que la acercan más a una relación filial que de amistad, y es que Ellen es la hija que Patty pudo tener y no quiso. Patty intenta convertir a su (pobre) nieta Catherine en una especie de mini-Patty a fuerza de impedirle que cree vínculos con nadie, pero por ahora se conforma cuidando desde la distancia a una Ellen que, aunque no lo quiera reconocer, cada vez se parece más a su mentora.

En la season finale de la tercera temporada Ellen le preguntó a Patty si había valido la pena sacrificar su vida para conseguir lo que quería, y han tenido que pasar tres largos años para que le conteste. Cómo bien sabe Patty, se trataba más bien de una pregunta retórica ya que su sola formulación ponía de manifiesto que Ellen consideraba que no valía la pena. Es por eso que sorprende su empecinamiento con un caso tan peliagudo como el de High Star Security, que hasta a Patty le parece complicado, pero que ella considera que le puede abrir las puertas para crear su propia firma.

Patty Hewes tiene muchos (muchísimos) esqueletos en el armario, y a pesar de que algunos la han traumatizado profundamente, dudo que se arrepienta de lo que ha tenido que hacer para triunfar, ¿pero será Ellen lo suficientemente fuerte como para hacer lo que sea por su carrera aunque esto implique pisar algunas cabezas amigas? Todavía es pronto para decirlo pero parece que sí (o al menos eso es lo que ella cree). Por ahora no duda en utilizar el trauma de su amigo Chris en su propio beneficio pero veremos si será capaz de soportar sus posibles consecuencias.

Y esto me lleva al otro elemento que no cambia: la estructura. Aunque la deconstrucción de su trama principal ya no nos sorprenda de la misma manera que lo hizo la primera vez, sigue siendo altamente efectiva. Creo que muchos nos hemos planteado en más de una ocasión si no hubiese sido más inteligente abandonar este tipo de estructura tan esclava dado que se había perdido el elemento sorpresa pero, a estas alturas, me alegro de que no lo hayan hecho porque ya forma parte de la identidad de Damages.

Al final da un poco igual que nos engañen o no con esas pildoritas de información en forma de flashforward (o que la serie se cuente en forma de flashback, según se mire) porque lo interesante es el proceso. En esta ocasión, parece tan claro que el encapuchado es Chris que es inevitable pensar que hay gato encerrado. Seguramente nuestra paranoia irá aumentando exponencialmente a medida que pasen los episodios (como pasó por ejemplo con The Killing) pero tenemos nueve episodios por delante para especular sobre la identidad del encapuchado así que tomémonoslo con calma.

El medallón que llegaba el encapuchado era el mismo que pendía del cuello de Ghwarri pero no tiene por qué ser el mismo ya que se trata de la identificación de una unidad y no de una persona. De hecho, podría ser cualquiera, incluso el propio Howard T. Erickson que podría ser víctima de la venganza de Chris al tratarse del responsable último de lo que les pasó a sus hombres y de los horrores que suponemos que tuvo que soportar en Afganistán.

Y hablando de Erickson, todavía no sabemos si estará a la altura de maldad del gran Arthur Frobisher pero no ha empezado nada mal. Hemos visto que se trata de un personaje complejo, con fuertes convicciones y que cree que se está ganando el cielo haciendo por el mundo lo que algunos no se atreven a hacer. La escena con la oración es realmente espeluznante pero la conversación con la congresista Chase no lo es menos. Tiene que mostrarse contraria a la renovación del contrato con los mercenarios de High Star Security porque no porque crea que es lo correcto sino porque los electores no entienden qué hace el ejército de los Estados Unidos en Afganistán.

Pero por si todo esto no fuese suficiente, la trama se complica aún más gracias al siniestro Jerry Borrowman, que no duda en cortar por lo sano cualquier posible filtración de lo que sea que está pasando en Afganistán. Un inicio de temporada magnífico y con muchísimas posibilidades. Y aunque sea Ellen la encargada del caso principal, me muero de ganas por ver un enfrentamiento dos personajes tan maquiavélicos como Patty y Erickson. Saltarán chispas.