[Recap] 4×02 Damages: I’ve Done Too Much For This Girl

[spoiler2]

En la vida de todo mentor llega un día en que se da cuenta de que su pupilo puede superarle y tiene dos maneras de afrontar la situación: o se lo toma como un halago o como una amenaza. Patty se encuentra en esa situación con Ellen y, como era de esperar, se lo toma como una amenaza. ¿Pero tiene razones para sentirse amenazada?

Definitivamente sí, y todavía no sabe hasta qué punto. Patty le dice a su terapeuta que se arrepiente de no haberse deshecho de Ellen cuando tuvo oportunidad y la razón es que ahora se siente obligada a cuidar de ella. Por cierto, me parece un truco bastante barato el tema de la terapia como recurso para que sepamos que piensa Patty cuando los fans lo sabemos de sobras. ¿Será porque quieren poner en antecedentes a los espectadores que han empezado la serie ahora que está en DirecTV?

Patty se las ha apañado todos estos años para no tener que depender nunca de nadie (bueno, quizás de tío Pete) pero ahora siente que tiene una extraña vinculación con Ellen que le impide deshacerse de ella y eso la hace débil. Y Ellen, que ha madurado a fuerza de palos, aprovecha esa debilidad y se las arregla para no sólo disponer de los recursos del bufete de Patty sino que encima sea ella la que se los ofrezca. Reconozco que por un momento pensé que lo de la amenaza lo había montado Patty para que fuese ella la que le suplicase su ayuda pero, como pasa siempre con Damages, hasta que no nos los muestran nunca podemos estar del todo seguros de quién se esconde detrás de cada cosa que sucede.

Lo que no ha sido tan sorprendente es la manera que han tenido de quitarse de encima a Chris. De la mano de Boorman, ese personaje siniestro que se encarga de limpiar la suciedad de Erickson, y de su maquiavélico plan consiguen enviar a Afganistán a Sánchez en busca de un mullah ficticio y le tendrán dando vueltas detrás de la zanahoria hasta que se olvide de la demanda, hasta que se de cuenta del engaño o hasta que alguien lo mate, lo que pase antes.

Al principio pensé que Erickson era el villano de la temporada pero, en el fondo, al que hay que temer es a Boorman ya que no duda en hacer lo que sea para conseguir su objetivo. Si necesita torturar un inocente para conseguir una coartada o si tiene que provocar una explosión de gas para deshacerse de un posible testigo, pues lo hace sin ningún tipo de remordimiento. No necesita buscar excusas a su comportamiento como hace Erickson que necesita pensar que hace lo que hace por el bien de la sociedad. El problema es que, como mercenario que es, por ahora le interesa estar a buenas con Erickson pero cualquier día de estos puede que le toque a él ser limpiado.

De cara al próximo episodio tenemos la duda de cómo se las apañará Ellen (y Patty desde la sombra) para armar la demanda contra High Star ahora que no puede contar con el testimonio de Chris. ¿Lo intentarán con otra persona? ¿O será Chris el que les haga llegar su testimonio a distancia? Teniendo en cuenta que todos piensan que tienen a Sánchez desactivado, sería una buena estrategia aprovechar para desviar la atención y ayudar a las familias de sus compañeros. Veremos en qué acaba todo esto pero dudo que Chris se olvide del tema tan fácilmente.