[Recap] 4×02 Leverage: The 10 Li’l Grifters Job

[spoiler2]

El Cluedo ese divertido juego de mesa donde tienes que averiguar quien ha cometido el asesinato da pie a la trama de este capítulo de Leverage. Nate y su equipo tendrán que resolver un misterioso asesinato cometido durante un juego de investigadores y homicidios. La idea es muy buena, atrapados en una mansión durante una tormenta y sin forma de escapar hasta la mañana siguiente. Los protagonistas deberán usar todo su ingenio para descubrir quien es el asesino y así exculpar a Nate, principal sospechoso del crimen. Un whodunnit en toda regla que yo he disfrutado muchísimo.

Al comenzar el capítulo, Nate está en una habitación junto a un cadaver, entonces un detective de la policía entra en la habitación y le acusa del asesinato de Morris Beck (William Russ). Nate se declara inocente. Un flahsback nos traslada a tres días antes, en Boston, Nate y Sophie atienden a su nueva cliente, una mujer que quiere encausar a Beck por construir edificios que luego, debido a que están hechos con materiales deficitarios, se derrumban. La mujer necesita los planos de los edificios para acusarle de negligencia y el tiempo se le agota, en siete días debe presentar esas pruebas ante un juez. El equipo toma el caso. Nate y Sophie se presentarán en las oficinas de Beck haciéndose pasar por posibles clientes de una empresa extranjera. Con facilidad consiguen colarse en el ordenador principal de la empresa pero allí no hay planos. Sin embargo, descubren donde puede guardarlos, en una mansión que ha comprado recientemente en una isla.

El grupo deberá introducirse en la mansión, por suerte, Beck ha organizado una fiesta temática, una fiesta de misterio donde todos deberán ir vestidos de investigadores literarios. Evidentemente, Hardison, usando sus habilidades informáticas conseguirá colarlos a todos en la fiesta. Me encanta cuando Hardison alardea de poder colarse en cualquier lista de invitados: "Llevo asistiendo a los Oscar desde que tenía quince años" y se le ve en la entrega de premios cuando Halle Berry ganó el Oscar. Que grande. Sophie irá vestida de Irene Adler, Hardison de Encyclopedia Brown, Eliot va disfrazado de Charlie Siringo, Parker va de Nancy Drew y Nate de Ellery Queen. El disfraz de Hutton es un homenaje al personaje que su padre, Jim Hutton, interpretó en la serie de televisión Ellery Queen. Bonito detalle.

La hija de Beck, Hayley, parece una joven frívola y alocada que durante la fiesta no hace más que retozar con un joven vestido de policía. La fiesta está plagada de gente que detesta a Beck, competidores comerciales, gente de los sindicatos y sus maltratados trabajadores. En un momento dado, cuando Beck está dando un discurso desde un balcón, la luz se va debido a la tormenta y alguien lo mata. Nate es testigo del asesinato pero todo estaba oscuro y no consigue distinguir al asesino. Por desgracia, al salir al balcón todo el mundo lo ve y creen que él mató a Beck.

Para distraer al personal Sophie, que gran improvisación, se hace pasar por una de las actrices del espectáculo de misterio y reta a los presentes a descubrir quien asesinó a Beck, claro que recalca que no está muerto y que el cuerpo que han visto caer desde el balcón es un muñeco. El grupo deberá mantener la farsa para descubrir al auténtico asesino y que Nate no tenga problemas con la ley. Nate se molesta terriblemente cuando sus compañeros dudan sobre su inocencia. Mientras todos ponen de su parte en la investigación, él permanece con el cadáver centrándose en recordar lo que vio.

Hardison y Parker por su parte se concentran en buscar los planos. Por desgracia para Hardison la casa es tan antigua que no puede usar sus cachivaches electrónicos pero Parker, tan observadora como siempre, descubre que hay pasadizos secretos en la mansión y que posiblemente el asesino de Beck los usó para poder llevar a cabo el crimen. Mientras exploran los diferentes pasadizos encontrarán los planos que estaban buscando. Eliot, tan gruñón como siempre, se pasa la noche buscando una manera de escapar del lugar e interrogando a los potenciales asesinos de Beck.

Sophie distraerá al detective que estaba en la casa pero el hombre no se dejará engañar por sus artimañas y acabará encontrando a Nate, cosa que vimos al inicio del capítulo. Y es entonces cuando descubrimos la verdad. Nate tras mucho pensarlo sabe quien es el asesino y quien lo orquestó todo. La hija de Beck, Hayley y su cómplice, el detective que encara a Nate, son los culpables. Nate tendrá que escapar del detective para salvarse y cuando por fin consiga reducirlo llamará a la policía para que se encarguen de los culpables.

De vuelta en Boston, la clienta recibe los planos y les agradece el trabajo. Nate, taciturno, no hace más que beber y se muestra enfadado ya que no entiende por qué sus amigos pudieron pensar que él había podido matar a Beck. Sophie habla con él porque se da cuenta de que está volviendo a los malos hábitos, sin embargo ya sabemos que la única persona que puede ayudar a Nate a salir de su adicción al alcohol es él mismo.

Un capítulo entretenido pero que muestra a un Nate que parece cuestionarse su trabajo y la confianza de su equipo. No es feliz, y puede que este personaje nunca lo sea, pues parece incapaz de superar la pérdida de su hijo. Sophie estuvo increíble como actriz encargada de la fiesta del misterio y el gag de los Oscar me hizo muchísima gracia. Espero más y mejor la próxima semana, Leverage nunca me defrauda.