[Recap] 4×03 Leverage: The Fifteen Minutes Job

[spoiler2]

El capítulo de esta semana se relaciona directamente con la conocida frase de Andy Warhol: En el futuro, todos tendremos 15 minutos de fama. Pero la fama es un monstruo y los medios de comunicación son sus dueños y guardianes. El equipo de Leverage deberá crear a un nuevo famoso, algo relativamente fácil en los tiempos que corren, para luego hacerle caer, algo que tampoco entraña mucha dificultad hoy en día. La fama salpica a aquellos que están alrededor del famoso. La fama no es lo que creemos y puede llegar a ser tan peligrosa como un arma. ¿Podríais soportar el escrutino constante de la sociedad?

Nate decide ayudar a un amigo de la infancia que ahora es fiscal general y que está sufriendo una campaña de desprestigio bastante brutal por parte de una empresa. La empresa en cuestión la dirige Rockwell (Michael Gladis) un hombre que se dedica a hundir carreras de famosos ya sean políticos, actores o grandes empresarios. La táctica contra el amigo de Nate han sido una fotos comprometedoras que están falseadas. Me gusta el detalle de que durante la reunión Nate no pare de beber y su amigo no deje de mirarlo con preocupación. Es evidente que tiene un problema ¿hasta cuando seguirá Nate así?

Nate y el equipo toman el trabajo pero Rockwell es un hueso duro de roer. Trabaja en las sombras, es casi inaccesible y se le da bien pasar desapercibido. Hardison incluso admira su trabajo y si no fuese porque es una mala persona se pensaría el contratarle para el grupo. La idea de Nate es que Rockwell pruebe de su propia medicina, es decir, convertirle en un héroe, en una persona que interese a los medios de comunicación y después, hacerle caer de su pedestal.

El problema es convertir a Rockwell en un héroe ya que el tipo es la persona más mezquina del mundo. Por ejemplo, cuando ve a Eliot asaltar a Parker se desentiende de la situación. Aquí Eliot recibirá paraguazos de parte de una ciudadana preocupada. Después Sophie irá corriendo detrás de un cochecito que se le ha escapdo y Rockwell la ignorará. Esta parte me hizo reír mucho pues Sophie deja ir al cochecito y se dedica a mirar un escaparate con zapatos rebajados. El grupo no desiste y vuelven a intentarlo. Esta vez con un atraco en una tienda. Hardison hace de ladrón e intenta provocar a Rockwell, el tipo intentará convencerle de que se lleve a Sophie de rehén. Vamos que sólo piensa en él mismo. Con un pequeño montaje y la ayuda de Eliot conseguirán que parezca que Rockwell frustó el robo. A través de Youtube y las redes sociales Hardison lo convertirá en un fenómeno y Rockwell empezará a ser reconocido por la calle.

Cuando Rockwell empieza a sentirse cómodo con su recién adquirida celebridad aparece Nate haciéndose pasar por un relaciones públicas que quiere explotar la fama momentánea de Rockwell y lanzarle al estrellato. Los discursos motivacionales de Nate son buenísimos y consigue convencer a su presa.

Es curioso como el caso de Rockwell es un espejo en el que Nate puede verse reflejado. Él también destroza la vida de las personas, también trabaja desde la sombra, también tiene esqueletos en el armario. Como dice Sophie: La fama es un mosntruo y nosotros la estamos pinchando con un palo. Puede que el caso acabe por salpicarles a ellos también.

Pero el caso se complica cuando Eliot y Sophie descubren que, siendo un adolescente, Rockwell sufrió un accidente de coche en el que murió su novia. Él era el conductor, sin embargo, otra persona fue encarcelada por el delito. Este pequeño secreto puede ser definitivo para acabar con Rockwell pero, este artista del engaño, cubrió su implicación en el accidente de manera brillante. Nate y el equipo usarán la paranoia de Rockwell y su pasado para tenderle una trampa en forma de accidente de coche. La policía conseguirá, esta vez, inculparlo por ambos accidentes, el del pasado y el que provocaron Nate y su gente. Así que tras saborear la fama, el malo de la semana, acabará con su reputación por los suelos y en la cárcel.

Al final del capítulo, Nate está en el bar, para variar, y recibe la llamada del hombre misterioso que los vigila. Nate le pide un encuentro cara a cara pero su interlocutor le dice que aún no es el momento, y además le felicita por el trabajo con Rockwell. ¿Qué querrá del equipo?

Hay un par de momentos muy divertidos como el ya mencionado de Sophie o la discusión de Eliot, Parker y Hardison sobre que Yoda es mejor, si el muñeco o el digital. Parker admite que le gusta el digital cosa que hiere a Hardison en lo más profundo de su corazoncito freaky. También me gustó cuando Parker se siente toda orgullosa de haber conseguido la información necesaria sin tener que apuñalar a nadie o cuando Eliot, vestido de albañil, aplaude a Rockwell en la calle. Detalles divertidos que hacen de Leverage un entretenimiento de verano superior a la media.