[Recap] 6×19 Futurama: Yo Leela Leela

Un capítulo que bien podían haberse ahorrado. El peor desde el regreso de la serie. Aburrido, predecible y muy poco divertido. Leela solía tener buenos capítulos y ha protagonizado grandes momentos de Futurama pero en este Yo Leela Leela su moralidad y su conciencia lastran una trama que podría haber sido más ingeniosa y más hiriente. Todo empieza con una visita al antiguo hogar de Leela.

En el Orphanarium se preparan para una sesión de cuentos con Leela como narradora pero ella no es capaz de inventar nada divertido así que los niños le piden que no regrese. Ella decide intentar escribir una buena historia infantil. Sin embargo, en Planet Express es imposible concentrarse porque todos sus compañeros hacen ruído, empeñada en encontrar paz y tranquilidad para poder escribir coge la nave y vuela hacia el otro extremo de la galaxia en busca de un lugar tranquilo.

Tras su excursión Leela regresa al orphanarium y les cuenta a los niños una historia increíble, divertida y didáctica sobre unos seres llamados los Humplings. Los niños quedan prendados de la historia y de los personajes y reclaman más y más historias. En el orphanarium se encuentra Abner Doubledeal, directivo del canal infantil Tickleodeon, que estaba haciendo pruebas de nuevos programas con los huérfanos. En seguida se da cuenta del potencial de los personajes creados por Leela y le ofrece una serie de televisión. Leela no se lo piensa mucho y pronto su serie, titulada Rumbledy-Hump, empieza a rodarse. La parte donde Leela cuenta las historias de estos simpáticos personajes, que recuerdan mucho a los Teletubbies, es lo más destacable del capítulo. También es medianamente entretenido ver como la serie de Leela va cogiendo fuerza y fama.

En la producción de la serie trabaja todo el equipo de Planet Express. Pronto la serie se convierte en un éxito y Leela obtiene fama y reconocimiento como creadora de historias infantiles. La fama se le sube a la cabeza. Tras ganar un premio deja a sus amigos en la fiesta mientras ella va a escribir a un lugar tranquilo los nuevos capítulos de la serie. Bender, que estaba dentro de la nave, llega al lugar de inspiración de Leela y descubre que los Rumbledy-Hump son reales. Leela encontró su planeta cuando dejó Planet Express en busca de tranquilidad y simplemente copia lo que dicen los inocentes y adorables seres para luego usarlo como material original en su serie.

Bender la chantajea para no revelar la verdad y Leela se siente culpable. Cuando los niños y niñas del orphanarium van a verla al programa y le dicen cuanto la admiran, ella se derrumba y lleva a todos al planeta para confesar. Los huérfanos sufren una decepción tremenda pero inmediatamente Doubledeal, el directivo de Tickleodeon, saca provecho de la situación. Contrata a los Humplings, adopta a los huérfanos y los pone a trabajar en el programa. Todos están felices por como han sucedido las cosas, todos menos Leela que se siente mal y cree que merece ser castigada. Sin embargo los huérfanos corean su nombre y la abrazan agradecidos.

Me quedé de piedra cuando el capítulo acabó ¿En serio? ¿Esto es todo? Incluso pensé: Para esto mejor que no volver. Si las cosas siguen así voy a tener que dejar de ver Futurama, lo cierto es que motivos me están dando.