[Recap] 7×03 Weeds: Game-Played

[spoiler2]

Empezamos bien la temporada, sorprendentemente bien teniendo en cuenta el lío en que Nancy se había metido, pero en este episodio parece como si le hubiesen pulsado el botón del piloto automático y es que no se puede decir que pasasen demasiadas cosas. Este es un mal que acaban sufriendo en mayor o menor medida casi todas las series de Showtime, y al menos por ahora, no hay por qué preocuparse pero a pesar de que Game-Played nos ha proporcionado buenos momentos, no hemos avanzado en ninguna de las tramas importantes.

El cliffhanger del pasado episodio se quedó en nada (o casi) ya que, a pesar de que Ed amenazó a Nancy en múltiples ocasiones con que a la primera que hiciese algo la mandarían de vuelta a la cárcel, parece que el positivo por drogas de Nancy tan sólo le comporta asistir a ocho sesiones de lo que ellos denominan Clase de Drogas. A Ed le podemos aplicar perfectamente el dicho de perro ladrador, poco mordedor.

Y ya que estamos, ¿alguien sabe qué ha sido de Ed? Ha desaparecido misteriosamente y ha sido sustituido por la intimidante Shelby como figura autoritaria que vigilará los pasos de Nancy. Tampoco es que me queje del cambio, me encanta el mal humor perpetuo que suele mostrar Debra Mooney en casi todas sus interpretaciones, pero echo en falta algún tipo de transición entre la salida de un personaje y la entrada del otro.

Siendo sinceros, Shelby tampoco es que haga mejor que Ed el trabajo como consejera ya que Nancy utiliza las clases para conocer cómo está el mercado en Nueva York, y en cuanto sale del Centro y paga el peaje de la entrevista de trabajo, se va en busca de Dimitri para intercambiar granadas por hierba, además de algún que otro fluido. ¿En serio piensan que comunicarse con una reclusa por móvil sirve para controlarla? Si es que parece que la estén invitando a hacer lo que le de la gana y, evidentemente, Nancy no va a desaprovechar la ocasión. Con los nuevos contactos de Andy ya están listos para volver a abrir el negocio, ahora sólo falta que Nancy encuentre por fin un trabajo del que se pueda escaquear fácilmente y vender la mercancía.

Mientras tanto, Andy y Shane han empezado a buscarse la vida (en todos los sentidos) porque Nancy les ha dejado claro que ya son mayorcitos para esperar que cuide de ellos. Andy, que parece que ha perdido la esperanza de tener algo con Nancy, ya se ha encontrado sustituta en Maxine, la artista cuya performance casi acaba con la vida de Silas. Veremos en qué acaba esta relación pero supongo que lo hará como todas las relaciones de Andy, es decir, fatal.

Y Shane, por su parte, se ha puesto a buscar universidad a petición de su madre y puede que no aprenda demasiado pero lo que queda claro es que le sacará todo el dinero que pueda a los diferentes bancos que se pelean por financiarle la carrera. Bueno, es una suposición porque lo cierto es que tengo claro hacia dónde nos llevará esta trama, y tampoco sé si puede dar mucho de sí. Otra trama que me tiene un poco descolocada es la de Doug y su nuevo trabajo como contable. Esperemos que tengan alguna carta escondida en la manga porque por ahora no veo que le estén sacando demasiado partido.

Por último, lo más interesante del episodio (y quizás por lo único que vale la pena) es sin duda la conversación que mantiene Silas con Nancy. Madre e hijo tan sólo habían cruzado sus miradas fugazmente, y reconozco que su primer encuentro ha estado por encima de mis expectativas. Pensé que Silas se amedrentaría ante su madre de la misma manera que cambió de opinión al ver que todos volvían en busca de Nancy, pero no.

Está demasiado resentido con ella por todas las mentiras y por haberle cambiado la vida irremediablemente. Silas aún podría encauzar su vida (aunque lo dudo) pero Shane ha perdido muchas oportunidades siguiendo a su madre. En el episodio de la semana pasada, la representante le dijo vuelve hace cinco años, una frase que pone de manifiesto el tiempo perdido. Nunca sabremos si Silas hubiese triunfado si hubiese llegar cinco años antes pero será algo que siempre reprochará a su madre. Y Nancy, que es consciente de todo esto, es incapaz de enfrentarse a él. Silas ha madurado y ahora pretende hacer las cosas (incluida la venta de marihuana) a su manera.

Viendo lo que ha pasado con Silas, y lo que podría pasar con Shane, no sería de extrañar que Nancy hiciese cualquier locura para arrebatar al pequeño Stevie de las garras de la neurótica de su hermana Jill. Quiere otra oportunidad para hacerlo bien pero la vía legal parece demasiado larga y complicada así que habrá que esperar para saber en qué consiste su plan alternativo. Miedo me da.