Starz cancela Camelot

Se veía venir. Tres semanas han tardado en pronunciarse pero finalmente se ha anunciado lo inevitable, que Starz ha decidido no renovar Camelot. La serie que narraba las aventuras del joven Arturo tuvo un estreno sorprendentemente bueno pero las audiencias se deshincharon rápidamente, aunque la cadena argumenta que la principal razón por la que no quieren seguir adelante con la producción es que el coste por episodio era demasiado elevado.

Nada se comenta sobre la baja calidad de la serie pero está claro que éste ha sido un elemento importante a la hora de tomar la decisión de la no renovación porque hay que reconocer que a Camelot no había por dónde cogerla. Desde el principio, la única que destacaba de la serie era Eva Green con su malvada Morgana, pero llegó un momento en el que ni siquiera ella podía hacer nada por elevar el nivel de la serie porque acabaron convirtiendo a su personaje en una caricatura. Pero mucho peor es lo de Jamie Campbell Bower, cuyo Arturo no puede tener menos carisma, por no hablar del Merlín de Joseph Fiennes que directamente invitaba a darle al botón de fast forward.

No voy a repetir todo lo que comenté en mi primera impresión, pero si me permitís voy a copiar una frase que creo que define a la perfección el problema de la serie y es que, bajo mi punto de vista, Camelot fue un continuo quiero y no puedo que se acaba quedando en tierra de nadie. Starz quería un producto a la altura de las grandes producciones de sus competidoras pero es muy difícil (por no decir imposible) hacer algo bueno, bonito y barato.

En Spartacus: Blood and Sand no importa que los cromas sean cutres porque la serie toda ella es excesiva y, sobre todo, muy loca, pero Camelot aspiraba a jugar en otra liga. De poco sirve gastarse un dineral en contratar a Christ Chibnall y Michael Hirst para que te escriban una serie de época si después no tienes con qué desarrollar el guión. Esperemos que Starz haya aprendido la lección y que antes de volver a tirarse a la piscina compruebe si hay agua porque de esta manera nunca conseguirá alcanzar a la HBO o Showtime.

Foto: Gene’s Worlds